Ni Guardiola tiene el currículo de Osorio , dijo Carlos Miguel Aidar cuando pretendía llevar a Juan Carlos Osorio a Sao Paulo. El presidente del equipo brasileño quedó fascinado por el técnico colombiano, su preparación académica que lo avalaba como profesional del ejercicio, rendimiento humano y futbol cuando se graduó por la Universidad de Connecticut, hace ya 25 años.

Del técnico sudamericano se destaca su paso por la Escuela de Ciencias Superiores del Deporte en Liverpool, su certificado de entrenador tipo A de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA), el mayor grado que otorga el futbol europeo, que cursó en las federaciones inglesa y holandesa; también su paso como preparador físico y auxiliar en Manchester City. Es uno de los técnicos más respetados del mundo académico del futbol , indicaba el dirigente brasileño.

Juan Carlos Osorio será el octavo técnico colombiano al frente de una selección nacional de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) en los últimos 16 años. México apostó por una escuela de estrategas que ha dejado buenas referencias en Centroamérica.

Estudiosos, trabajadores, ambiciosos y motivadores son rasgos que identifican a los entrenadores ?sudamericanos, además del bajo costo que significa su salario. Para la Federación Mexicana de Futbol 1.5 millones de dólares anuales, la mitad de lo que ganaba Miguel Herrera, su antecesor.

Para nosotros hubiera sido imposible contratar un técnico argentino, inclusive mexicano, ya no digamos europeo: son carísimos. Los colombianos son accesibles , refiere Rafael Callejas, presidente de la Federación Nacional Autónoma de Futbol de Honduras, en el periodo 2002-2015, y que contrató a tres entrenadores colombianos para la selección mayor. Los colombianos llevaron a los catrachos a dos mundiales de futbol (2010 y 2014) y a tres Juegos Olímpicos.

El legado para Honduras de los entrenadores colombianos es el éxito, nos hicieron creer en nosotros mismo... Tomaron decisiones estratégicas muy correctas, como jugar en San Pedro Sula, el fortín de la selección. Renovaron equipos, se arriesgaron llevando jóvenes a Juegos Olímpicos y a la selección mayor , indicó el ex presidente.

La primera incursión de un colombiano en Concacaf fue la de Francisco Maturana, el insigne técnico cafetalero, en 1999 con Costa Rica. Honduras, Panamá, Guatemala, Trinidad y Tobago, Haití y ahora México son las selecciones que se han unido a la apuesta.

En los últimos años, Jorge Luis Pinto (con Costa Rica), Reinaldo Rueda (Ecuador) y Luis Fernando Suárez (Honduras) han destacado con selecciones de Concacaf, y junto a Juan Carlos Osorio, comparten un pasado discreto como futbolistas, pero una amplía preparación en las aulas, en Europa, principalmente.

Siempre existió una ambición grande de los entrenadores colombianos en el conocimiento, en la investigación y en descubrir. Colombia es un país apasionado del futbol. En el pasado, con gran influencia de Argentina, obtuvieron todo lo que pudieron de los brasileños, uruguayos, peruanos, y ahora quieren más.

El entrenador colombiano viaja a Europa, se capacita al más alto nivel, porque somos muy ambiciosos , relata al teléfono Héctor Varela, técnico colombiano.

Varela lleva 30 años en Europa, fue compañero de aula de Juan Carlos Osorio en los cursos de entrenador de la UEFA y explica que, después de los argentinos, los colombianos son la nacionalidad de entrenadores que más presencia tiene en los cursos europeos.

Los motivos son la profesionalización de la carrera de entrenador de futbol, cátedra que se imparte en universidades y escuelas de entrenadores de Colombia, suceso que sólo ocurre en Brasil, en ningún otro sitio de ?Sudamérica. Después, los entrenadores van a Europa, a capacitarse y tener experiencia visual de los entrenamientos , añadió Héctor Varela, entrenador de futbol base en el futbol de Inglaterra.

El técnico colombiano es un gran profesional, un gran estratega táctico, un estudioso que tiene gran ojo para los pequeños detalles , destaca Varela.

En el medio de Concacaf, los colombianos se han ganado prestigio de gran amante de la táctica, un trabajador y especialista, que a través de eso, reduce las ventajas con los rivales de la zona , expresó Héctor Varela.

Y es que, otra de las razones del éxodo de técnicos colombianos con rumbo a Centroamérica, principalmente, es el aspecto económico. Sólo los cuatro principales clubes de Colombia, tal vez, puedan pagar más que una selección centroamericana.

Hay equipos donde no existe paciencia, no existen los procesos, los corren y no les pagan; entonces, el entrenador colombiano ya está cansado de eso, ha optado por otros destinos profesionales , sentenció el estratega colombiano que reside en Londres desde hace 30 años.