Estructuras de acero, tecnología de punta, zonas de evacuación más amplias. Cada estadio del futbol mexicano muestra sus fortalezas, pero no todos coinciden en lo que debe ser el común denominador estipulado por los estándares internacionales: una evacuación en caso de emergencia, en cualquier parte del mundo que no supere los 10 minutos sin importar el diseño ni la capacidad del estadio. En México, sólo 14% de los inmuebles lo cumple.

El terremoto de otro desafortunado 19 de septiembre, como en 1985, puso el foco en otra lección que no debe descuidarse: la seguridad de los asistentes en los estadios que dan vida al futbol mexicano. Pero ¿qué tanta tranquilidad le dan a su público?, ¿tienen los métodos para colocar en la memoria de un aficionado, inmerso en el ruido de una multitud eufórica y distraída, las medidas de seguridad?

Treinta años es el promedio de edad de los 34 estadios de la Liga de Ascenso y Liga MX, de ellos, únicamente los más modernos cumplen con el requisito de desalojo en menos de 10 minutos: Chivas, Zacatepec, Rayados, Toluca y Santos.

El Reglamento de FIFA de seguridad en los estadios tiene una precisión que indica a la letra: “la capacidad de salida es el número de personas que puedan abandonar la zona de espectadores de forma segura en condiciones normales, dentro de un lapso de no más de 10 minutos”.

El Estadio Azteca, que se volvió hace una semana el centro de atención en redes sociales después del sismo por el error de difundir que habría sufrido daños por la abertura, tiene 51 años de edad y es el quinto estadio más viejo de los equipos de Primera División. Su infraestructura es considerada por el arquitecto Luis Martínez del Campo, jefe encargado del Proyecto y Residente de la Obra del Estadio Azteca, tan fuerte que “puede durar miles de años, como el Coliseo romano, hecho con los materiales primitivos”.

Las 30 rampas de 16 metros de ancho de la estructura permiten desalojar en 18 minutos a las 70,000 personas de las graderías superiores. Este parámetro queda fuera de lo establecido por los estándares, y falta considerar a las personas que tendrían que desalojar la parte baja.

“En el desalojo se deberán evitar estampidas; que serían las verdaderas causas de una catástrofe letal”, explica Luis Martínez del Campo.

Quienes conocen el Estadio Azteca han observado los enormes muros de contención de piedra basáltica de gran espesor, y al levantar la mirada se ve la superestructura de acero que le caracteriza. Tan emblemático como el Santiago Bernabéu en España, sólo que éste puede desalojar en ocho minutos al total de sus asistentes. La casa del Real Madrid tiene una capacidad para 81, 000 personas y una edad de 70 años. En el futbol inglés, la Liga Premier se juega en 10 estadios construidos del año 2000 a la fecha, en la Major League Soccer son 18 y en la Liga MX apenas tenemos cinco.

La Liga MX y el Instituto del Deporte de la Ciudad de México aseguraron que ningún inmueble deportivo sufrió daños tras el terremoto de 7.1 que afectó por su intensidad principalmente a la Ciudad de México, los estados de Morelos, Puebla y Estado de México. Como medida de precaución, algunos eventos deportivos fueron suspendidos así como la Jornada 10 de la Liga, los partidos del Ascenso MX, Liga Femenil y los octavos de final de Copa MX.

Ningún estadio debe operar sin un seguro de responsabilidad civil o sin protocolos de seguridad que contemplen acciones ante cualquier eventualidad de emergencia, coordinados con la Comisión Revisora de Estadios y Protección Civil y los estadios en México, están obligados a contar con coberturas de seguros de responsabilidad civil. En Estados Unidos el costo de una póliza se valúa entre 0.5 y 2.25 millones de dólares anuales dependiendo de las dimensiones del estadio.

En México la memoria debe ser a corto y largo plazo. De acuerdo al arquitecto Domingo Macotela, quien trabajó en el desarrollo del estadio BBVA de Monterrey, las infraestructuras de los estadios deben de ser revisadas cada que ocurre un sismo mayor a los 6 grados en la escala Richter y revisar máximo cada siete años, sobre todo cuando el material es concreto.

El estadio Nemesio Díez de Toluca tuvo este año una gran fiesta de centenario. Su equipo celebró con un partido contra el Atlético Madrid en el recinto de 63 años remodelado. La arquitecta Jazmín Juárez García, encargada de la Operación y Mantenimiento del Estadio, especifica que el estadio se desaloja en 15 minutos -fuera del rango ideal del desalojo- y sin posibilidad de colapso.

“Para afrontar un sismo, estructuralmente el estadio se encuentra seccionado, es decir, cada tribuna y edificio se mueve independientemente, lo cual reduce el riesgo de colapso”. Los elementos de seguridad se acompañan del sonido local, cámaras y señalización de rutas para desalojar. El estadio de los Diablos presume de 200 cámaras de última tecnología.

Inversión en mantenimiento, revisiones de las estructuras, protocolos de seguridad, personal enfocado, tecnología visual que direccione de manera rápida la información que necesitan conocer los asistentes. Todo lo que se debe cumplir en casos de emergencia para hacer del tiempo el elemento que garantice la vida y que en algunos casos los clubes del futbol mexicano necesitan trabajar.

Mejorar tiempos, más capacitación...

Los estadios del futbol mexicano, por la antigüedad de su construcción (30 años en promedio), no cumplen con todos parámetros internacionales de prevención en casos de siniestro. Por la longevidad de los inmuebles, los propietarios o administradores de los mismos se enfocan en el reforzamiento de la estructuras, trabes, cimientos, rampas; sin embargo, la vanguardia en seguridad de estadios indica que el mejor parámetro para contrarrestar siniestros en los campos tiene que ver con los planes de contingencia, rutas y señalización de evacuaciones y, sobre todo, al tiempo que le toma a un aficionado abandonar las tribunas y llegar a una zona segura.

“No se ha hecho una revisión en cuanto a señalización de las rutas de evacuación y los puntos de encuentro adonde puede llegar el público. Eso es algo que el gobierno ha dejado de lado y debe de ser uno de los principales puntos que deben de tomar en cuenta para hacer un inmueble o edificio seguro”, asegura Domingo Macotela, quien estuvo a cargo del desarrollo del proyecto y la dirección arquitectónica del Estadio BBVA de Monterrey.

El arquitecto indica que sólo los estadios de Chivas y Monterrey tienen una señalización adecuada de rutas de evacuación y sus diseños cumplen con los estándares internacionales sobre los tiempos de desalojo, que dictan que sin importar la capacidad del estadio, todo el aforo del inmueble debe ser retirado de las tribunas en un rango de entre siete y 10 minutos para salvaguardar la integridad de los aficionados. A este par de inmuebles habría que sumar los de Toluca, Santos y Zacatepec.

Ante la pregunta sobre si actualmente la mejor manera de prevenir un siniestro de carácter natural (sismo), de amenaza (explosivos y terrorismo), seguridad (violencia, incendios) o incluso por encima del reforzamiento de estructuras y remozamiento del inmueble, tiene que ver con los programas de prevención y evacuación, el arquitecto Domingo Macotela expresó: “Debería hacerse una revisión exhaustiva cada cuatro o cinco años sobre en qué condiciones se encuentra la señalización, los protocolos”.

Un ejemplo son las formas de difusión de los clubes sobre los protocolos de seguridad. En el Estadio Olímpico Universitario se anuncian por el sonido del inmueble, sobre el personal de Protección Civil que se encuentra identificado con un chaleco naranja en cada una de las puertas de acceso a la cancha y en caso de contingencia ellos brindarán las indicaciones de prevención. El mismo caso con Toluca, que también hace un llamado importante antes de los partidos con un anuncio en la pantalla.

Obras monumentales; prevención específica

La Liga MX, días previos a la realización de un partido que considera de alto riesgo, realiza una junta con las directivas de los clubes involucrados, personal operativo del estadio e incluso representantes de grupos de animación y personal de Protección Civil.

“Yo creo que la Liga sí está preparada, porque las evaluaciones y las reuniones que se tienen previo a los torneos y a los partidos con Protección Civil, siempre se habla de la evacuación de los estadios y el protocolo que debe seguir la seguridad del estadio”, señaló José Antonio Núñez, presidente de Dorados de Sinaloa.

El Economista realizó petición de información sobre los protocolos de evacuación y el tiempo en que los aficionados dejan las gradas para resguardarse con los directores de estadios donde juegan sus partidos de local Morelia, Veracruz, Zacatepec, Puebla, Cruz Azul, América y Pumas. En ningún caso se obtuvo respuesta.

Santos Laguna, uno de los clubes que emitió una posición, indica que cada pasillo de la zona de gradas hay una puerta que desemboca a la cancha, para que los espectadores puedan tener acceso a la misma, cada puerta está controlada por un agente de seguridad privada debidamente capacitado, quien se encarga de abrirla en caso de una emergencia.

“Las principales fortalezas que tiene el estadio para afrontar una situación de emergencia son: arquitectura funcional con infraestructura robusta y tecnología de punta”, señaló Luis Alberto Gosselin Maurer, responsable del Estadio Corona.

El mejor ejemplo ocurrió el 20 de agosto del 2011, cuando por un enfrentamiento armado en las afueras del estadio algunos impactos de bala llegaron al interior del TSM (Territorio Santos Modelo), y fue cuando los aficionados al partido entre Santos y Monarcas se resguardaron en la cancha.

Domingo Macotela explica que anteriormente se creía que hacer rutas de evacuación muy amplias daría como resultado una mayor seguridad para los aficionados y se salvarían más vidas en caso de un siniestro como temblor o incendio; no obstante, ahora las salidas de emergencia se han vuelto más pequeñas, “no hacemos un túnel mayor a 1.8 metros de ancho, porque en caso de una evacuación se trata que la gente salga de una en una y no en montón. Cuando la gente tiene un túnel, o una ruta de evacuación muy amplía, la gente tiende a encimarse una con otra y es cuando hay más muertos”.

Es por eso que inmuebles como el Estadio Azteca, donde debido a su magnitud el tiempo de evacuación es de hasta 18 minutos, han quedado superados por las construcciones modernas.

Lo que hace el mundo al respecto

En el 2013, una comisión del Parlamento europeo designó 13 millones de euros de presupuesto para la investigación, desarrollo y aplicación de un sistema para la seguridad en concentraciones deportivas. Después de meses de trabajo, el diagnóstico fue que se debía mejorar la eficacia en la evacuación de recintos, estadios, salas de conciertos, parques. Mediante cámaras de alta tecnología, señalamientos inteligentes y análisis de datos y situaciones en tiempo real era posible desalojar un inmueble 20% más rápido con las nuevas herramientas. El proyecto se llama Evacuate.

El sistema más parecido en México lo tiene Toluca, que a través de 184 cámaras y tecnología en ingresos, puede tener un control de los aficionados.

Real Sociedad es el club que experimenta con el sistema Evacuate, aunque en el continente europeo existen herramientas menos sofisticadas pero igual de efectivas para reducir el tiempo de desalojo en un inmueble.

Por ejemplo el Santiago Bernabéu se puede desalojar en ocho minutos (81,000 espectadores), producto de la construcción de nuevos accesos y rampas durante su última remodelación. En el caso de Camp Nou, que cuenta con 105 túneles de acceso, se estima que por cada uno es posible evacuar a 1,000 aficionados en cada uno de ellos. El tiempo estimado de repliegue es de 12 minutos.

“La señalización es muy importante en un estadio y se debe de poner de una manera fija o electrónica como apoyo. Nos estamos apoyando en la tecnología para hacer señalamientos electrónicos en los estadios, sin embargo, en caso de un siniestro lo primero que se va es la luz, entonces, debemos de tener muy bien marcados los señalamientos adonde la gente debe ir, como marcas de flechas con la ruta de evacuación y marcar perfectamente los puntos de encuentro”, señala Domingo Macotela, quien destaca el caso alemán, donde se incluye el mapa de evacuación en los boletos impresos.

Las nuevas tecnologías ofrecen un diagnóstico en vivo y análisis de flujo de personas dentro de los estadios. Mediante señalamientos luminosos se le pueden dar instrucciones en tiempo real a los seguidores para tomar el camino más rápido hacia zonas seguras.

¿Qué es lo que sí se hace bien en los estadios mexicanos?

Los clubes de la Primera División y Ascenso MX no han estado ajenos al tema de prepararse para saber cómo actuar ante los fenómenos naturales como son los sismos. De acuerdo a un par de directivos que platicaron con este diario, las charlas y “planes de emergencia” para estar listos para evacuar los estadios en caso de que se presente un “fenómeno perturbador”, como se le llama en el Manual General de Protección Civil Estadio Seguro, publicado por la Liga MX, tienen “preparada” a la familia del futbol mexicano para saber reaccionar y salvaguardar a los aficionados y futbolistas.

Por ejemplo, el estadio de Santos Laguna enaltece su sistema digital de video vigilancia y el sistema de control de accesos, utilizados en los mejores estadios de Europa y en la sedes de los tres mundiales recientes.

La innovación es pieza importante para el Estadio Corona. “Tenemos el proyecto Estadio Inteligente, el cual está enfocado a mejorar la experiencia de nuestros aficionados a través de múltiples herramientas tecnológicas. Por otra parte, nuestro compromiso con el cuidado del medio ambiente nos ha impulsado a explorar soluciones de energías renovables y eficiencia energética, como es el caso de los paneles solares e iluminación LED”, acota a este diario el Ingeniero Luis Alberto Gosselin Maurer, responsable en la construcción del Estadio Corona.

En Torreón, los aficionados que acuden a un partido toman de cinco a siete minutos para evacuar “de forma ordenada” y el club pone a su servicio hasta 1, 100 elementos en casos de alto riesgo. Durante el año, los responsables del estadio invierten en el mantenimiento de la infraestructura hasta 15 millones de pesos anuales.

Otro punto en favor de los inmuebles en el futbol azteca es que de acuerdo a Domingo Macotela, gerente de operaciones de la firma Mager Hasbani, el que los equipos profesionales en nuestro país se hayan apegado a lo que marca el Reglamento de Construcción, “enfocado principalmente en la seguridad estructural”, garantiza evitar problemas en los inmuebles, “a menos de que se presente un sismo de 8.5 o más grados”.

Además del Manual General de Protección Civil Estadio Seguro, publicado en la página de la Liga MX, existen otros dos reglamentos enfocados en la seguridad dentro y alrededor de los estadios: el de seguridad para partidos oficiales de la Liga MX y el Manual de Seguridad Estadio Seguro.

Las ventajas estructurales de los estadios en México

En nuestro balompié las casas de Monterrey, Toluca, Zacatepec, Santos y Chivas son los estadios más modernos, situación que les permite estar en ventaja para cumplir protocolos de evacuación, mismos que sin importar la capacidad de cada inmueble, deben de cumplirse en un tiempo ideal de entre siete y 10 minutos.

El renovado Nemesio Díez cuenta con los dictámenes de seguridad estructural postsísmica (7-09-2017 y 19-09-17), certificados de Protección Civil , además de los Dictámenes de Vialidad, Medio Ambiente y Salud que fueron obtenidos al momento de la construcción del estadio, compartió a este diario la arquitecta Jazmín Juárez García, quien está al frente de la operación y mantenimiento de la casa de los escarlatas.

Y a pesar de que el Azteca es un estadio que cuenta con 51 años de vida, el coloso de Santa Úrsula puede presumir de ser muy seguro para todos sus visitantes (aunque lento para desalojarlo). El arquitecto Luis Martínez del Campo, jefe encargado del proyecto del inmueble, la casa del América y de la Selección Nacional, indica que cuenta con una superestructura en la que se utilizaron 8,000 toneladas de acero de alta resistencia, y 100,000 m3 de concreto.

Seguros de estadios cuestan hasta 2.5 mdd

José Antonio Núñez, presidente de Dorados, considera que los clubes de Liga y Ascenso MX están “preparados” para afrontar cualquier fenómeno natural durante el desarrollo de un encuentro porque “previo a cada temporada y antes de cada partido” se realizan reuniones en las que el tema de las evacuaciones “son muy importantes”.

Este punto fue también mencionado por Aldo González, jefe de prensa del Club Zacatepec, quien expuso que Protección Civil otorgó al club el certificado en “control de siniestros”, y que antes de iniciar un nuevo campeonato vuelven a recibir capacitación.

Núñez agregó que para que se puedan entregar buenos resultados en temas de seguridad ante cualquier “fenómeno perturbador”, es necesario el trabajo conjunto entre “La Comisión Revisora de Estadios, Protección Civil y la gente encargada de darle correcto funcionamiento a los inmuebles”.

Además de contar con la capacitación y certificación de la autoridades, el presidente de Dorados reveló que todos los equipos deben de contar con “coberturas de seguros de responsabilidad civil”.

Como una referencia se puede tomar el deporte en Estados Unidos, en donde el costo anual va desde el medio millón hasta 2.25 millones de dólares, cifra que varía dependiendo de la capacidad y la ubicación del estadio, ya que la misma puede determinar riesgos como tormentas, huracanes y hasta actos terroristas. Lo anterior fue publicado por el periodista Darren Rovell en la página web de ESPN Deportes para Estados Unidos.

Justo en este último factor radicó que en algunos inmuebles, como el de los Gigantes de Nueva York, se triplicara el costo que pagaban antes de que las torres gemelas fueran derribadas.

“No esperaremos a que vengan a recomendarnos nada, actuaremos”

Tras ser cuestionado sobre si las autoridades de la Liga MX habían dado alguna recomendación a los clubes luego del sismo de la semana pasada, Álvaro Dávila, presidente de Morelia, respondió que en el conjunto michoacano no van a “esperar a que la Liga nos exija algo, ya estamos revisando todos los protocolos y las condiciones de nuestro inmueble para poder responder en un caso de estos”.

Luego de enfatizar que este tipo de tragedias “siempre dejan enseñanzas y cosas por mejorar”, el directivo advirtió que en Monarcas están dispuestos a invertir lo que sea necesario para “responsabilizarse en reforzar nuestras estructuras, funcionamiento y operación de los estadios en los partidos”.

6 consejos para mejorar la seguridad

Cada que haya un sismo mayor a 6.0 grados se tiene que mandar hacer una revisión estructural, es inevitable.

Los estadios se deben revisar máximo cada siete años, las estructuras, para revisar que no tengan deslizamientos, que no tengan porosidades, humedades, o que se puedan dañar los elementos, sobre todo cuando son de concreto.

Las dimensiones de las rutas de evacuación se han vuelto más pequeñas, no hacemos un túnel mayor a 1.8 metros, porque en caso de una evacuación se trata que la gente salga de una en una, y no salgan en montón.

La señalización es muy importante en un estadio, y se debe poner de una manera fija o electrónica como apoyo.

Algunos estadios de Alemania incluyen un mapa en la parte posterior del ticket para que los usuarios se familiaricen, lean el boletos y tengan muy claro en caso de siniestro adónde tienen que ir o cómo pueden salir.

El desalojo no depende de la capacidad, porque tanto en un estadio pequeño como uno grande, si no tiene una ruta de evacuación correcta, no se va a salir en el tiempo adecuado. Lo ideal es entre siete y 12 minutos para que 100% de los aficionados esté a salvo.