España, vigente campeón mundial, inició su camino en las eliminatorias europeas de Brasil-2014 con una victoria muy trabajada por 1-0 ante Georgia en Tiflis, en un partido donde el favorito sufrió más de lo esperado hasta que Roberto Soldado marcó en el minuto 86.

Tras una primera mitad en la que el juego fue un monólogo infructuoso de la Roja, el equipo de Vicente Del Bosque continuó con el guión en la segunda mitad, pero los locales resistieron épicamente e hicieron pensar en un tropiezo de los defensores del título, que finalmente no se produjo.

Este es el primer partido para España en las eliminatorias mundialistas, que en la zona europea comenzaron el viernes, día en que el equipo de Vicente Del Bosque jugó un encuentro amistoso arrollando a Arabia Saudí por 5-0.

Los españoles suman así sus tres primeros puntos en el grupo I, con un partido disputado, mientras que los georgianos suman el mismo número de unidades aunque en dos compromisos, ya que hace cuatro días superaron 1-0 a Bielorrusia, también como locales.

Los números de la campeona mundial y europea abruman: lleva 19 años sin perder un partido en las eliminatorias para una gran cita, lo que supone 46 partidos invicta en fases de clasificación, que encadena además una racha de 23 triunfos seguidos.

La victoria en Tiflis es importante porque Georgia es teóricamente el rival más flojo de una llave incómoda, en la que España también tendrá que verse con Finlandia, Bielorrusia y, sobre todo, con la nueva Francia de Didier Deschamps.

España continuará su rumbo en las eliminatorias mundialistas en octubre, cuando tendrá dos partidos más complicados en los papeles, ante Bielorrusia en Minsk el día 12, y el 16 en Madrid frente a Francia.

EISS