España se impuso en penales 4-2 a Portugal en semifinales de la Eurocopa 2012, después de que el tiempo reglamentario y la prolongación terminaran en empate sin goles, y ahora buscará su segundo título continental consecutivo.

Cesc Fábregas, quien ya había marcado el último penal en cuartos de final contra Italia en la Eurocopa 2008, fue el encargado de anotar el penal que catapultó a España esta vez a la final del domingo en Kiev, contra el vencedor de la semifinal del jueves en Varsovia entre Alemania e Italia.

En caso de conseguir el triunfo, España se convertiría en el primer equipo en la historia que consigue el triplete Eurocopa-Mundial-Eurocopa de forma consecutiva.

Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Sergio Ramos y Cesc Fábregas fueron los jugadores españoles que anotaron los penaltis, después de que el especialista Xabi Alonso fallara el primero.

Por Portugal, Cristiano Ronaldo, que debería haber lanzado el último de Portugal, no llegó a tirar, ya que los fallos de Joao Moutinho, con parada de Iker Casillas, y Bruno Alves, que lanzó al larguero, hicieron posible la victoria de España. Pepe y Nani fueron los anotadores lusos.