El seleccionador de Eslovaquia, Vladimir Weiss, indicó este jueves en Johannesburgo, donde su equipo derrotó 3-2 a Italia y se clasificó para octavos de final del Mundial-2010, que estaba viviendo "el día más lindo" de su vida.

"Después del nacimiento de mi hijo, este es el día más lindo de mi vida. Agradezco a todos los hinchas de Eslovaquia que vinieron a apoyarnos a Sudáfrica", afirmó el técnico eslovaco.

"Todos los eslovacos están felices, es un día fantástico para nosotros. Antes del partido estábamos bajo fuerte presión, pero nos preparamos bien con el cuerpo técnico y los jugadores", subrayó el timonel.

"Estoy orgulloso de mi equipo, todos los jugadores rindieron en alto nivel durante los primeros 80 minutos, y además jugábamos contra el defensor del título", explicó Weiss, cuyo hijo de mismo nombre forma parte del plantel.

"Sufrimos una presión muy grande en el último cuarto de hora, pero al final el equipo ganó", añadió el DT.