Los toros de San Marcos tuvieron excelente presencia y juego variado para que los caballistas tuvieran que sacar toda la experiencia en sus montas y la técnica del toreo a caballo para lograr una entretenida tarde del arte de Marialva.

Abrió plaza el capitalino Emiliano Gamero, quien montó a Bendito, Fantástico, Encanto, Glamour y Presagio, para colocar rejones de castigo, banderillas y banderillas cortas a un burel que terminó parado y con el que no estuvo acertado con el rejón mortal para terminar en silencio luego de un aviso.

En su segundo, estuvo a la grupa de Quimera, Casanova, Destino, Glamour y Orisbayo, con los que estuvo bien en el rejón de castigo y encele, toreo a la grupa y colocó banderillas y rejón mortal para dar la vuelta al ruedo tras un bocinazo.

Por su parte Luis Pimentel tuvo como socios a Armillita, Curro, Zapata y Monet, caballos de su cuadra que ayudaron en la colocación del rejón de castigo, las banderillas, individuales y al violín; el rejón mortal lo pudo dejar deficiente hasta el quinto intento y fue silenciado tras un aviso.

En el quinto de la tarde, montó a Curro, Nopal, Mendoza y Silveti y logró algunas florituras que le valieron dar la vuelta al anillo a pesar de un pinchazo antes de pasaportar a su enemigo.

El más joven del cartel, Sebastián Torre, enfrentó a Don Lalo, un bravo astado que tuvo recorrido y movilidad y al que a bordo de Gaudí, Villa y Maraño, realizó varias suertes, colocó banderillas, y desafortunadamente el rejón mortal al tercer intento por lo que se retiró en silencio.

Con el cierra plaza vivió momentos de peligro al ser prensado contra las tablas por Don Chuy, que le ganó el terreno y no llegó a lastimar afortunadamente a su montura, se tardó en matar y escuchó palmas tras un aviso al finalizar el festejo.

Los Forcados Mazatlecos se llevaron la tarde en el mano a mano tras lograr sus pegas al segundo, primero y tercer intento respectivamente de los que como resultado dieron la vuelta al ruedo su cabo de grupo René Tirado y el cabo de cara Alejandro Seiquera; Los Forcados Amadores de Alcochete dejaron grata impresión tras conseguir sus respectivas pegas al primero, segundo y segundo intentos.