Lejos están los años gloriosos de la marcha en México. Hace ya casi 14 años que esta disciplina dio la última medalla olímpica para nuestro país. Hoy, la Conade está en la búsqueda de mejorar estos resultados y por ello, hace unos días, anunció un nuevo programa para la marcha nacional, con la concentración de las selecciones de 20 y 50 kilómetros élite, en la que estarán Raúl González y Germán Sánchez como entrenadores titulares, con la esperanza de no fracasar como lo hicieron otras comisiones.

De acuerdo con Othón Díaz, subdirector general de Calidad para el Deporte de la Conade, la marcha mexicana está en un nivel tres (el más bajo de acuerdo a los estándares de calidad del organismo nacional), pues ni en las competencias regionales no se ha podido destacar como antes. En los pasados Juegos Centroamericanos de Mayagüez 2010, Éder Sánchez fue el único marchista que subió al podio, al ganar el oro. En los Panamericanos y en los Juegos Olímpicos, ningún andarín regresó con presea.

EL FRACASO DESPUÉS DE HAUSLEBER

Aunque marchistas como Horacio Nava aseguraron que crear una reestructuración de esta disciplina es importante , lo cierto es que, desde que terminó la escuela dirigida por el polaco Jerzy Hausleber, esta disciplina no ha vuelto a tener el protagonismo de aquellos años, pese a los diversos intentos de la Conade y la Federación Mexicana de Atletismo de implementar programas para elevar el nivel.

Hausleber le dio a nuestro país la primera medalla en el atletismo olímpico, con la plata de José Pedraza en México 1968; siguió con el oro de Daniel Bautista en Montreal 1976; mientras que sumó el oro de Ernesto Canto en Los Ángeles 1984.

En la década de los 90, Carlos Mercenario dio plata en Barcelona 1992. El único que triunfó tras dejar de entrenar con Hausleber fue Raúl González, quien ganó plata y oro en Los Ángeles 1984.

Todos esos alumnos de Hausleber, al retiro del entrenador, fueron separándose siguiendo su propio camino. Sin más resultados que la medalla de plata de Joel Hernández en Sydney 2000 y un bronce en el Campeonato del Mundo de Edmonton en el 2001, la Conade creó comisiones para elevar el nivel de la marcha nacional.

En el 2001, nombró a Raúl González como titular de la Comisión. Un año después, el ex marchista Carlos Mercenario se hizo cargo de dicho organismo, aunque en el 2004 renunció argumentando intromisiones en los asuntos técnicos de la disciplina por parte de algunas autoridades.

Años más tarde, rumbo al ciclo olímpico de Beijing 2008, González volvió a presidir la Comisión, aunque tuvo acusaciones de los atletas, que aseguraban que los discriminaba o no ponía atención.

Ahora que hay en la comisión de marcha una persona que sabe de caminata (Raúl González), queremos que sepa que también nosotras existimos y necesitamos los mismos apoyos que los varones para dar resultados por México , explicó la entonces marchista Rosario Sánchez.

Para el 2008, la Conade buscó al español Jordi Llopart, subcampeón olímpico de caminata de 50 kilómetros en Moscú 1980, para que fuera el coordinador de entrenadores de caminata del país, pero algunos entrenadores y atletas se negaron a trabajar con él.

Incluso, Raúl González argumentó que lo que propone Llopart para la marcha nacional lo sabemos desde siempre; no era necesario traer a un extranjero para que nos lo viniera a decir .

CONFIANZA, PESE A RENUENCIA DE ATLETAS

Esta ocasión, la Conade espera no fracasar en su intento, pese a que algunos atletas como Éder Sánchez aún están un poco renuentes a cambiar su esquema de trabajo, al decir que el problema es que no todos los atletas funcionamos con el mismo entrenamiento, además de que el preparador debe conocer al deportista, porque algunos no tienen un gran conocimiento de cómo venimos trabajando .

Pero las autoridades y algunos atletas son optimistas: Buscamos tener una estructura y congruencia, para que las cosas funcionen mejor , reconoció Othón Díaz.

Esperemos que funcione. Nosotros estamos en la mejor disposición de trabajar en equipo y adaptarnos a las condiciones , estimó Horacio Nava.