El camino europeo de F91 Dudelange duró 20 años para conseguir llegar a la fase de grupos de una competencia europea, que a su vez significa recibir la mayor cantidad de premios económicos en la historia del club.

Luxemburgo se convirtió en el último país —de las 55 asociaciones que representan a mismo número de países y que integran la UEFA— que tendrá representación en la ronda de grupos.

Fue Dudelange el equipo que logró superar tres fases clasificatorias y darle al territorio con menos personas en Europa que participará en el Europa League.

El equipo con menos valor de los 80 clubes que participan en la fase de grupos de las competencias europeas, Champions y Europa League, es F91 Dudelange, con una cotización de 3.9 millones de euros, que lo hace el club más poderoso económicamente de su Liga, con un presupuesto que ronda entre 1.5 y 2 millones de euros anuales.

El plan expansionista de la UEFA, sobre la inclusión de los clubes y federaciones con menos potencial económico, comenzó a partir del cambio de formato de la antigua Copa UEFA en la temporada 1997-1998. El nuevo formato, perfeccionado durante las últimas temporadas y que a través de una clasificación con un coeficiente sobre los resultados históricos de los equipos tiene como propuesta que los clubes de países como Luxemburgo, Kosovo, Islas Faroe, entre otros, inicien su participación en rondas clasificatorias, con premios económicos incluidos, hasta llegar a la fase de grupos, donde las cantidades de bonos se triplican.

Dudelange ya acumula una bolsa en premios económicos por clasificar a la fase de grupos de la Europa League de 3.26 millones de dólares, el doble de su presupuesto anual.

Tan sólo por llegar a la fase de los 48 equipos que arrancarán competencia este jueves, ya aseguró 2.6 millones, que se sumarán a los 660,000 euros por superar las tres fases clasificatorias del torneo y que por primera vez un equipo luxemburgués superó en su historia.

Dudelange representa a la comunidad del mismo nombre —al sur de Luxemburgo— y que tiene 19,734 habitantes, menos de la capacidad de los estadios que visitará el equipo en la fase de grupos, ya que sus rivales tienen inmuebles que podrían recibir a toda la gente del poblado. Milán con un estadio para 80,000 personas; Real Betis y el Benito Villamarín con capacidad para 59,000 personas y Olympiacos y su estadio para 33,000 aficionados.

Para Flavio Becca, dueño del equipo, la inversión en el futbol es inferior a la que le otorgaba al equipo de ciclismo profesional Leopard Trek, del que fue dueño hasta el 2013 y asignaba un presupuesto para la participación del equipo en el Tour de Francia.

La clave del equipo a nivel deportivo ha sido la experiencia de sus jugadores en las etapas clasificatorias de competencias europeas, ya que 75% de los jugadores del plantel de F91 Dudelange acumula partidos Champions y Europa League, al menos en fases previas, donde habían quedado eliminados. Será el debut europeo de un equipo rico de Luxemburgo, pero que persigue los grandes premios económicos que sólo puede alcanzar al avanzar en la Europa League.