El primer negocio entre Conmebol y México fue la posibilidad de que dos equipos mexicanos disputaran dos lugares en la fase de grupos de la Copa Libertadores por una compensación de 400,000 dólares, cubrir los gastos y viáticos de los equipos venezolanos, así como una bonificación de 80,000 dólares para la Federación Venezolana de Futbol por poner en disputa los dos lugares que le correspondían para participar en la Copa. Así nació el torneo Pre-Libertadores en 1997.

En 1993 fue la primera participación oficial de un representativo mexicano en un torneo de Conmebol. En esa época, los torneos sudamericanos eran importantes para la vitrina de México y sus aficionados.

En el 2016 equipos y selección mexicana dejaron de participar en competencias sudamericanas.

“El futbol mexicano nos gusta. En lo deportivo es extraordinario y a la par, por su economía, le trajo otra visión a nuestro futbol”, reconoció Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol y quien dio origen y fomento a la relación entre México y el futbol sudamericano.

La intención de que México participara de forma permanente en las competencias de la Conmebol era sólida, pero nunca se llevó a los hechos. Harold Mayne-Nicholls, expresidente de la Asociación Nacional de Futbol Profesional de Chile, recuerda que siempre se le dio a México trato de federación invitada y que nunca se llevó a votación la integración del país a la Conmebol, porque los estatutos de FIFA no lo permiten.

Ahora que se desarrolla la Copa América de Brasil se recuerda la importancia del mercado mexicano en las competencia sudamericanas. Por ejemplo, Santander, patrocinador de la Copa Libertadores entre el 2008 y el 2011 indicó que uno de los motivos para ingresar como socio del torneo era la presencia de equipos mexicanos y acceder a la base de clientes del país. Según registros de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el banco español pasó de 696.9 millones de dólares de utilidades netas en 2008 a 995 millones de dólares en 2011 tan sólo en territorio mexicano.

Fox Sports indicó que 12% de la audiencia total de la Copa Libertadores 2015 provenía de México.

Ahora que la Copa América pasa por asientos vacíos y se discute la presencia de Japón y Qatar en la competencia, se lamenta la ausencia del futbol mexicano en el torneo.

Los aficionados mexicanos se ubicaron en los últimos dos mundiales de futbol entre las cinco nacionalidades con más presencia de aficionados en territorio extranjero. Tan sólo en el último mundial más de 44,000 aficionados viajaron a Rusia y en Brasil 2014 fueron 33,000 espectadores.

Fuera de la Copa Oro, que se desarrolla en Estados Unidos, donde la población mexicana es la más grande de inmigrantes en el país vecino con 36 millones de personas, la Copa América significaba el segundo torneo de selecciones que más aficionados mexicanos visitaban.

En la Copa América 2015, los aficionados mexicanos fueron los que más gastaron de todos los visitantes extranjeros. Los más de 3,229 mexicanos que registró la Policía de Investigaciones de Chile que ingresaron al país en fecha de la Copa América se sumaron a los 3,500 mexicanos que la Secretaría de Relaciones Exteriores tenía registrados con residencia en el país andino. El gasto promedio por aficionado en dicho país fue de 1,682 dólares.

En la Copa América de Argentina 2011 no existe registro oficial del número de visitantes, pero cifras de algunos medios argentinos contabilizaron más de 9,000 aficionados mexicanos en el certamen.

En los últimos seis partidos de México en las copas América de Chile y Argentina, los promedios de asistencia alcanzaron 22,770 aficionados, apenas 10% menos al promedio de la asistencia de la Copa América Chile 2015.

Otro rubro que se podría ver afectado por la ausencia de México en los torneos sudamericanos es la venta de jugadores, ya que la ausencia de México en la Copa América resta visibilidad a los jugadores más destacados del torneo.

“Hay una pérdida desde el punto de vista de marketing, pero donde habrá una pérdida importante es en cuanto a la transferencia y fichajes de jugadores, porque México es un país que paga muy bien, que paga transferencias. Los jugadores van y se adaptan muy bien”, expresó Jorge Maceo, productor del programa radiofónico paraguayo Sin falta.

El periodista indicó que los equipos mexicanos estarían más al pendiente de los jugadores, los conocerían más y estarían más cerca de los equipos y jugadores si participaran en el torneo.

“Sería un beneficio para el futbol de Sudamérica, todo lo que conlleva una transferencia, alivio para los clubes, porque en Sudamérica se necesita vender siempre”, sentenció Jorge Maceo.