La edición 99 del Tour de Francia no tendrá en sus carreteras a la leyenda Lance Armstrong ni al astuto y talentoso Alberto Contador ni a su acérrimo rival, el luxemburgués Andy Schleck. Quizá por ello, especialistas consideran que este 2012 abrirá las puertas para que otros ciclistas busquen la gloria de la carrera francesa.

Así lo explica Juan Gutiérrez, especialista y periodista deportivo del diario As de España: Los tres principales candidatos eran Brad Wiggins, dominador este año de las rondas por etapas, y los dos últimos vencedores en París, Cadel Evans (2011) y el propio Andy Schleck (en el 2010, por descalificación de Contador), pero la ausencia de Andy, ahora, mantiene a Wiggins y Evans como grandes favoritos , aseguró.

No sólo la ausencia de ciclistas considerados por muchos invencibles será una de las ventajas que tendrán Evans y Wiggins para hacerse de la corona en la Grande Boucle. Y es que, de acuerdo con Gutiérrez las posibilidades de triunfo para este año se cierran debido a las capacidades de Evans y Wiggins así como gracias al recorrido que presenta la carrera para ellos. Esta edición sería en papel favorable para Evans.

Los 3,497 kilómetros, repartidos en 20 etapas y un breve prólogo, tienen pocos finales en montaña alta (sólo dos y otra pequeña final en media montaña). Es decir, poco favorable para los escaladores. En contraste, hay 100 kilómetros de contrarreloj individual, la fuerza del campeón defensor (Evans) , aseguró James Bennett, especialista en ciclismo de ABC News.

Sin embargo, el panorama no lucirá tan cerrado para Cadel y Brad: En mi opinión, con Vincenzo Nibali en tercer lugar en los pronósticos. Detrás de ellos, en un escalón inferior, asoma un grupo importante de corredores con Samuel Sánchez, (Robert) Gesink, (Alejandro) Valverde, (Jurgen) Van den Broeck, Frank Schleck,(Pierre) Rolland, (Ryder) Hesjedal, (Chris) Froome, si falla Wiggins , aseguró Gutiérrez.

No obstante, para Bennett, el punto en favor para Wiggins es su consistencia en las carreras de este 2012: Este año, Wiggins venció a Evans en el Critérium du Dauphiné, la última carrera en la que ambos mostraron su forma previo al Tour. Este año ha habido una brecha mucho más grande entre ellos , expresó.

Por último, Gutiérrez destacó que la diferencia podría darse en las etapas de montaña: Falta por saber quién incordiará al Sky en la montaña, quién asumirá ese papel que le correspondía desempeñar a Schleck… No es una cuestión menor. El guión del Tour ha cambiado , concluyó.

EL RECORRIDO EXPLICADO POR BENNET

La ruta iniciará en Bélgica, para después recorrer el norte de Francia, luego bajarán a través de Champagne en un recorrido tradicional que favorece el sprint final en su mayor parte. De ahí, irán las montañas de Jura en Suiza, antes de la primera contrarreloj de 41.5 km en Besanzón.

Vendrá un día de descanso previo a los dos días en los Alpes, antes de las etapas trascendentales a través del sur y la costa del Mediterráneo dentro de los Pirineos.

El segundo día de descanso precederá las dos etapas más difíciles de montaña, pero sólo una de ella terminará en lo alto, lo que significa que en cualquier momento las brechas entre los principales contendientes no serán tan grandes.

Todos tendrán la vista puesta en la penúltima etapa de contrarreloj, una larga apuesta de 53.5kilometros, la cual seguramente decidirá la carrera.

[email protected]