Aquel 16 de agosto del 2009 la historia que escribiría Usain Bolt, quien corrió los 100 metros planos e impuso un récord mundial con sus 9.58 segundos, parecía sacada de un libro de ficción.

El velocista jamaiquino entonces se convertía en el hombre más veloz de la historia en la distancia y, tras su proeza, muchos se han preguntado qué tan lejos está el límite de desarrollo del cuerpo humano. De acuerdo con un estudio publicado en el 2008 en The Journal of Experimental Biology, según la progresión que ha tenido la marca en los últimos años, el tiempo al que se podrá rebajar al menos en la distancia de los 100 metros planos será a 9.48 segundos.

Mientras siguen las especulaciones de quién y cuándo podrá llegarse a ese tiempo, hay especialistas que no lucen tan optimistas. Entrevistado por El Economista Moisés López, metodólogo de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), aseguró que el límite en esta disciplina está a punto de llegar, incluso para el Relámpago Bolt el trabajo aeróbico o de resistencia como el de Bolt alcanza un límite de eficiencia aeróbica que está vinculada con aspectos fisiológicos y cuando se llega a ese límite, difícilmente se pueden incrementar los tiempos , explicó el experto.

Pero los límites no sólo alcanzan niveles físicos. Según López, otro de los aspectos que influye en la progresión de los tiempos es también el aspecto psicológico. Las marcas que se han realizado en algunos deportes, creo que será difícil que las superen, sobre todo porque los aspectos mental y energético limitan a algunas personas para que no se puedan mejorar , indicó.

De acuerdo con datos recopilados por este diario, en los últimos 100 años la marca en los 100 metros planos se ha mejorado en 9 por ciento. Mientras en 1912 el estadounidense Donald Lippincott corría la distancia en 10.6 segundos; para el 2009, Usain Bolt se coronaba como el Relámpago al cronometrar una casi inalcanzable marca de 9.58 segundos en la distancia, récord que se mantiene vigente.

LA NATACIÓN, EL MUNDO DE MICHAEL PHELPS

Es el mejor nadador del mundo, el Tiburón de Baltimore, Michael Phelps. El estadounidense que ha logrado quebrar todas las marcas y que en Londres 2012 buscará conseguir el oro en las siete pruebas que dispute. ¿Mejorar sus récords? Es posible.

Según el doctor Ed Coyle, investigador del laboratorio de desarrollo humano de la Universidad de Texas, quien charló con este diario, aseguró que si en el atletismo es posible conseguir mejores marcas, en la natación esa posibilidad se incrementa.

Dado los límites humanos, esperaríamos que la curva del récord comenzara a achatarse conforme pase el tiempo, pero parece que en los tiempos de pruebas de velocidad parará el crecimiento mucho más rápido que los tiempos de natación.

Mientras el desempeño en los corredores se mejora primordialmente, debido a las condiciones físicas, los récords de los nadadores parecen deberse más al mejor entendimiento y aprovechamiento de la biomecánica y la hidrodinámica humana , aseguró el especialista.

Prueba de ello son los trajes de baño, los mismos que causaron polémica previo a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. El LZR Racer, confeccionado con un material repelente al agua, facilita la flotabilidad de los nadadores y fue aceptado por la Federación Internacional de Natación (Fina).

Quizá por ello las marcas en la natación se han mejorado en un promedio de 28% en los últimos 100 años. Así, mientras en 1912 el récord del mundo en los 100 metros libres se instalaba en 1:01.60 minutos, en el 2009 el brasileño César Cielo paró el cronómetro en 46.91 segundos.

BENEFICIOS ECONÓMICOS INFLUYEN EN DESEMPEÑO

Moisés López afirmó que siempre que se trabaje con una carga correcta, de acuerdo con el organismo y las capacidades del atleta, las marcas podrán seguirse rompiendo: El límite lo pondrá el organismo de un atleta, por lo que será difícil llegar a un límite y aunque va a ser complicado tal vez romper un récord mundial en unos 15 o 20 años, considero que se podrá .

En tanto, Coyle aseguró que aunado a los entrenamientos y el desarrollo científico, existen factores que han elevado las posibilidades de seguir rompiendo marcas los contratos comerciales y las oportunidades de patrocinio han llevado a los atletas a convertirse en unos profesionales dedicados.

Ellos pueden contratar a entrenadores físicos y mentales, psicoterapeutas, entrenadores de forma, hacer video análisis, entre otras cosas. Los atletas pueden relajarse por su economía y enfocarse más en su trabajo, mientras que en otros tiempos, grandes corredores -como Jesse Owens- tenían que dedicarse en sus tiempos libres a las carreras de caballos para hacer dinero, ahora los atletas de alto rendimiento no deben preocuparse por ello , concluyó.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]