Cuando un toro te mete 30 centímetros en las carnes es difícil de asimilar pero creo que es más doloroso tocar fondo, enfrentar la realidad de la vida, lo duro del toreo y sentirte solo dentro de un hoyo muy profundo, sumido en la depresión , dijo al iniciar la plática el diestro tlaxcalteca José Luis Angelino a El Economista de cara a su presentación en la undécima corrida del serial 2015-2016 en la plaza México, donde alternará con el español Víctor Puerto y el michoacano Pepe López para lidiar un encierro de De Haro.

Y es que el torero-banderillero ya supo lo que es rozar la gloria en el mundo del toreo, las fiestas, las palmadas y los parabienes, pero también la soledad del fracaso, pagar el haber perdido el piso y sentir lo que es para un torero no verse anunciado en un cartel.

NOTICIA: Xajay, la ganadería que se cotiza en 100 mdd

Mi vida es el toreo. Pero pasan los domingos, no toreas y no te ves anunciado. Es muy doloroso, pasan cosas horribles por tu mente ante el fracaso y piensas cosas como quitarte del toreo o terminar con tu vida, pero eso me ha forjado el carácter, la personalidad y piensas en la revancha, en que tienes otra oportunidad y vas a poner todo de tu parte para retomar eso que es tu vida entera meditó el torero.

José Luis aprendió a ser humilde a través del fracaso, reconoció sus errores y dio el primer paso. Se dio cuenta que estaba equivocando el camino, que la madurez del día a día se experimenta con el crecimiento como ser humano y comprendió que: No ha sido fácil. Son años de trabajo personal, tuve que desnudarme frente a un espejo y ver todos mis traumas, mis complejos y eso con lo que a veces los hombres no nos queremos enfrentar ya que se requiere mucho valor , concluyó.

NOTICIA: Un niño que va de la escuela y videojuegos al ruedo

Se dice que los toreros están hechos de otro material, que a veces sorprende la forma en la que se recuperan de una lesión, ya sea física o emocional, por eso este domingo José Luis Angelino puede hacer valer ese concepto del público sobre los toreros, pero sin olvidar que, también son seres humanos.

mfh