París.-El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, lamentó que la sanción por dopaje al ciclista español Alberto Contador, que le dejará sin su título de ganador de la ronda francesa en 2010, haya tardado tanto, en lo que calificó de "proceso interminable".

"Mi primera reacción es decir Por fin!. Es el final de un proceso interminable que estaba durando demasiado y puso en apuros a los organizadores de carreras en las que participaba Contador", dijo Prudhomme a la AFP.

El español fue sancionado con dos años de suspensión por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) tras dar positivo por clembuterol en un control en el Tour-2010 y perderá su victoria en esa edición.

"Hoy, pase lo que pase y sean quienes sean la personas incriminadas, las instancias (la Unión Ciclista Internacional y la Agencia Mundial Antidopaje) van hasta al final", dijo Prudhomme, que no quiso pronunciarse sobre el fondo del asunto.

"Dieciocho meses de espera es muy largo, demasiado largo. La justicia tiene que aplicarse con serenidad, el caso era muy complejo, pero hay que reflexionar para conseguir resoluciones más rápidas", añadió.

Con esta sanción, Contador también se quedará sin sus títulos ganados en 2011, principalmente el Giro de Italia, mientras que el luxemburgués Andy Schleck, segundo en el Tour-2010, tendría que ser declarado vencedor.

El caso Contador empezó el 21 de julio de 2010 cuando el español, entonces líder de Tour, dio positivo en un control antidopaje por una pequeña cantidad de clembuterol (50 picogramos), un producto prohibido, cuya presencia explicó por haber comido un bistec contaminado.

"La lógica dice que Andy Schleck tiene que ser el ganador del Tour. Tendrá que confirmarlo la UCI", dijo Prudhomme, director de la mayor carrera ciclista del mundo, que con el caso Contador se enfrenta por segunda vez en la historia reciente de la prueba a la descalificación de un corredor.

En 2006, el estadounidense Floyd Landis, culpable de dopaje por testosterona, fue desclasificado y la victoria fue para el español Oscar Pereiro, en un proceso también fue muy largo: Pereiro recibió su maillot amarillo quince meses después de la carrera, tras la confirmación de la UCI, en una ceremonia en Madrid.

"La lucha contra el dopaje es un combate que se gana paso a paso. El pasaporte biológico, la localización para hacer controles por sorpresa, que están siendo tan criticados, o la prohibición de las inyecciones son avances importantes", aseguró Prudhomme.

BVC