Las pruebas médicas realizadas por el Barcelona tras la salida en camilla de Lionel Messi del partido ante Benfica (0-0) por la fase de grupos de la Liga de Campeones, descartaron una lesión grave del astro argentino.

Según el último comunicado médico del club azulgrana, "el jugador tiene una contusión ósea en la cara externa de la rodilla izquierda. La evolución clínica marcara su disponibilidad para el próximo partido".

El rosarino podría estar a disposición del técnico Tito Vilanova para disputar la décimo quinta fecha de liga, el domingo en cancha del Betis.

Messi se lastimó la rodilla izquierda a los 79 minutos, cuando recibió un pase con ventaja de Gerard Piqué y encaró al arquero del Benfica, Artur, quien se le tiró encima de la pierna. A pesar del golpe, el ariete se mantuvo de pie, siguió unos metros y alcanzó a rematar al arco, aunque el guardameta ya se había parado y atajó sin problemas. El árbitro no pitó falta en la jugada.

Inmediatamente después de rematar, Messi se tiró al suelo e hizo gestos de dolor, y después de ser atendido unos minutos fue sacado en camilla.

"No sé lo que puede ser, pero no es agradable ver a Messi abandonar el campo en camilla. Hay que esperar", aseguró el director deportivo del Barsa, Andoni Zubizarreta, tras el partido, que calificó de "áspero".

También defendió la decisión del técnico, Tito Vilanova, por dar entrada a Messi en un cotejo intrascendente para su equipo. "Tito es quien gestiona los recursos que tenemos y pone la alineación que cree. No nos movemos por titulares de prensa. De vez en cuando, nos da una sorpresa. Ojalá podamos acabar la noche con una buena noticia y lo de Messi no sea nada", indicó.

"La Pulga" ahora tiene cuatro partidos en 2012 -tres por liga y uno por la Copa del Rey- para igualar y romper la marca que Mueller fijó en 1972.

"La sensación es que solo es un golpe pero tenemos que esperar las pruebas. Habíamos hablado de que jugara, pero no por el récord. Si eso importara, hubiera jugada (en la Copa del Rey) contra el Alavés", explicó Vilanova antes de conocer los resultados positivos de la resonancia magnética.

El timonel insistió en que "no haría nada diferente ni tampoco lo haré a partir de ahora.

Un jugador se puede lesionar en un entrenamiento o cualquier momento". Sobre el estado de ánimo de Messi, reveló que "hablé con él y estaba tranquilo, con la preocupación lógica de quien no sabe bien lo que tiene. Conforme le han observado los doctores, se ha ido tranquilizando más".

EISS