Dave Martinez no es un mánager tradicional. Los Washington Nationals se encuentran en la Serie Mundial, el máximo logro en la historia de la franquicia. Pese a su actual éxito, el proceso del mánager ha sido criticado por diversos medios locales desde su incursión con el equipo el año pasado.

Si algo ha logrado Dave Martinez con su carácter es destacar. Es bien conocido su buen semblante, tanto en su época de jugador como ahora de mánager, al recibir a los medios, así como la amistosa relación que establece con sus jugadores.

“Los que jugaron con él y los que lo vieron entrenar al lado de Joe Maddon durante la última década describen a Martinez como un tipo realmente amable con una personalidad magnética”, se lee en Chicago Tribune.

La realidad es que no se ganan partidos a base de carisma. Martinez enfrenta su primer ocasión en postemporada como mánager. Recordemos que antes de incursionar con los Nats, el nacido en Brooklyn no poseía experiencia en un cargo similar. Sin embargo, durante una década fue asistente de Tampa Bay y Chicago Cubs.

Fue contratado con el objetivo de reducir el costo de la plantilla. Es uno de los cinco mánagers peor pagados de la temporada, según datos consultados por El Economista, con un salario en el 2019 de 850,000 dólares.

En el 2018, la falta de experiencia lo llevó a dejar fuera de la postemporada a un equipo que poseía altas expectativas, y terminó con récord de 82-80. El inicio de la temporada 2019 no fue mejor. Los Nationals comenzaron con récord de 20-31, colocándose sólo por encima de tres equipos.

Según el sitio web Capital Frontiers, hasta mayo del 2019 en una encuesta realizada a fanáticos, sólo 12% quería que Martinez continuara al frente de los Nats, mientras que el resto solicitaba su despido.

La estrategia de Dave, que en un principio fue puesta en duda por los expertos, fue la de la pelota pequeña, el avance de los corredores por robo de bases y a un alto costo en outs para anotar carreras solitarias al principio de los juegos, evitando que el equipo acumulara altos números de carreras en cada entrada y una ofensiva inconsistente.

Su juego es mayormente estático, ejecutando más o menos la misma alineación y con un número reducido de relevistas, pese a los números de pitcheo (número uno con abridores en efectividad y octavo con relevistas). Con este conocimiento, ¿cuál fue su plan para enfrentar a los Dodgers, el principal favorito en la Liga Nacional, durante las Series Divisionales? Ocupar a sus relevistas lo necesario, así como a sus estelares abridores, fue lo que le dio a Washington su primera participación en una Serie de Campeonato en la Liga Nacional, en la que barrieron a los Cardenales de San Luis en cuatro juegos.

Hoy, el discurso es otro: “Dave Martinez hizo los movimientos correctos”, “Como Dave Martinez va, los Nationals van”, “Dave Martinez se ha ganado otro año con los Nats”.

Sus decisiones continúan bajo la lupa. Los movimientos que realizó contra los Dodgers causaron momentos de pánico a los aficionados, pero hasta este momento el fin ha justificado los medios, o en este caso las maneras de Dave Martinez.

Astros inicia serie mundial en casa

El equipo más favorito en 12 años

Los Astros de Houston son los grandes favoritos en las apuestas para ganar la Serie Mundial, que arranca hoy, frente a los Nacionales de Washington.

Desde el domingo por la mañana, tras haber conseguido el título de la Liga Americana, los momios son de -235 para vencer a los Nacionales, según David Purdum, de ESPN. Es decir, hay que apostar 235 dólares para ganar 100 en caso de que el cuadro texano se lleve el campeonato.

Para Washington están en 195 para ganar su primera Serie Mundial en la historia de la franquicia, lo que implica que hay que apostar 100 dólares para ganar 195, siempre y cuando la escuadra de la capital estadounidense se lleve el clásico de otoño.

Esto deja a Houston en el juego uno de hoy por la noche como el favorito más grande de la Serie Mundial, desde los Medias Rojas del 2004. Boston ingresó a la serie con -240 antes de barrer a los Rockies de Colorado para su segundo título en cuatro años.

Hace dos años fue distinto, ya que los Astros no eran favoritos en la Serie Mundial 2017, con beneficio de 140 dólares por cada 100 apostados, pero derrotaron a los Dodgers, los favoritos, en siete juegos, para obtener el primer campeonato de la organización.

El favoritismo de Houston se ha mantenido a lo largo de la temporada. Previo al inicio de la campaña, fueron los principales candidatos, junto a los Medias Rojas, por 6-1, y durante la temporada regular fueron el equipo con más juegos ganados (107), mientras que Boston quedó eliminado.

En caso de apostar por una barrida en la Serie Mundial a favor de Houston, las apuestas están en 750, mientras que la limpia en cuatro juegos a favor de Nacionales está 25-1.

Lista la rotación de Houston

El mánager de los Astros, A. J. Hinch, anunció que sus pitchers para los tres primeros juegos de la Serie Mundial serán Gerrit Cole, Justin Verlander, que lanzarán en el estadio de Houston, y Zack Greinke, ya en Washington, sin confirmar la decisión para el juego cuatro. Los Nacionales no habían anunciado su lista de abridores. (Con información de Redacción)