El liderato de Cruz Azul en 2021 no es una noticia nueva. Lo que sí es nuevo es el método para conseguirlo: sin fichajes, sin un técnico mediático, con seleccionados juveniles como protagonistas y con su tercera racha ganadora más larga de la historia.

“Ellos (los jugadores) han entendido que el escudo está por encima de cualquier nombre. El entorno te mete presión y eso no nos debe distraer, pero sí la forma en la que vamos a llegar a la liguilla”, mencionó el entrenador, Juan Reynoso, tras su séptima victoria consecutiva en la jornada 9.

El peruano llegó a la dirección técnica en diciembre en un contexto lleno de complicaciones. En 2020, Cruz Azul sufrió la voltereta más grande de la historia en liguillas (4-3 ante Pumas) y su presidente, Guillermo Álvarez, fue fichado por la Interpol por lavado de dinero. Además, Víctor Velázquez, quien quedó como cabeza emergente del club, acusó a los jugadores y al entonces entrenador, Robert Dante Siboldi, de jugar “con mediocridad”.

Sonaron Matías Almeyda y Antonio Mohamed, pero el elegido fue Reynoso, capitán de Cruz Azul en el último título y que, como entrenador, regresó al Puebla a una liguilla después de cinco años.

Su perfil discreto apaciguó las aguas en el seno del club. En sus primeras conferencias, mencionó que los veteranos como Jesús Corona y ‘Cata’ Domínguez serían pilares, que estaba trabajando al máximo con el plantel que tenía (sin refuerzos) y que a partir de la jornada 3, aproximadamente, se notaría su estilo. No falló.

La última vez que La Máquina perdió en Liga MX fue el 16 de enero, en la jornada 2, cuando ocupaban la posición 17 de la tabla general. En la jornada 3 comenzó su racha de victorias y en la 7 tomaron el liderato general, que no han soltado durante tres fechas.

Está a un triunfo de igualar su segunda mejor racha de triunfos en liga, pues consiguió ocho en el Clausura 2014 y en la temporada 1994-95, aunque su mejor récord fue de 10 en la 1971-72, de acuerdo con Goles y Cifras.

Aparte del liderato general, son líderes en puntos como visitantes (12), el equipo con más juegos ganados (7) y en la mejor diferencia de goles (+9); además, son sublíderes en mejor ofensiva (14 goles, solo dos abajo del Toluca) y en mejor defensa (cinco, solo uno más que Monterrey). En el balance general de la temporada 2020-21 (incluyendo el Guardianes 2020), tienen el segundo mejor porcentaje de efectividad con 64.1%, solo detrás del 65.3% del América.

“Lo que menos podemos hacer es quitar los pies del piso. Es momento de tenerlos de plomo, pensar semana a semana (...) Tenemos que corregir detalles, apuntalar cosas, me parece que el equipo está para más”, destacó Reynoso tras su quinto triunfo consecutivo ante Toluca, arrebatándole el liderato.

Con Cruz Azul, Juan Reynoso vive el mejor promedio de puntos por partido de su carrera como entrenador (2.33, hasta la jornada 9), superando el que consiguió con los clubes peruanos Universitario (1.71) y Melgar (1.63), con los que fue campeón de liga. En apenas nueve partidos, tiene casi la mitad de triunfos (7) que consiguió en 46 juegos dirigidos con Puebla (16).

Apenas en la temporada anterior, entre los mercados de verano e invierno de la 2019-20, La Máquina gastó 30.7 millones de dólares en fichajes. En la última década (2010-2020), fue el equipo que más perdió en transferencias en el futbol mexicano, gastando 128 millones de dólares y recuperando apenas 28 millones en ventas.

El despilfarro terminó en este Guardianes 2021, ya que Cruz Azul reportó cero gastos en fichajes. Sus refuerzos fueron Walter Montoya, Brayan Angulo y Guillermo ‘Pol’ Fernández, quienes pertenecían al club pero estaban a préstamo. En el triunfo ante Mazatlán FC en la jornada 9, Fernández entró en los libros de historia al convertirse en el primer jugador de la Liga MX con 100 pases acertados en un solo partido y alcanzando el 95% de precisión.

La gestión de Reynoso ha sido clave para cohesionar al grupo después de la derrota histórica ante Pumas en la liguilla del torneo pasado, de las persecuciones hacia la directiva encabezada por la familia Álvarez y hasta del caso de indisciplina de Jonathan ‘Cabecita’ Rodríguez, quien rompió los protocolos Covid al asistir a una fiesta en enero y portando uniforme del club.

Carlos Poblete, director deportivo del Puebla, describió así a Juan Reynoso durante su esplendor con el club en 2020: “Es un amante del futbol, fue un excelente jugador, un defensa central maravilloso, muy técnico y que hizo sus pininos en dirigencia deportiva en este país (…) está haciendo un excelente trabajo, ha dado certeza futbolística al club, analizó las virtudes y defectos, ha demostrado que, pese al resultado, el equipo tiene identidad”.

A diferencia de ex entrenadores cementeros como Tomás Boy, Pedro Caixinha y Paco Jémez, Reynoso no es protagonista en las conferencias de prensa y en los partidos solo se le ve repartir sus indicaciones a sus jugadores, no contra los árbitros. Vive apenas su cuarto torneo como director técnico de la Liga MX en su segundo equipo y ya tiene, hasta la fecha 9, una efectividad del 77%.

Su buena gestión también se refleja en la versatilidad de su equipo, ya que ha utilizado a 23 jugadores durante nueve jornadas, con lo que Cruz Azul es uno de los cuatro equipos de la Liga MX que no tiene a un solo futbolista que haya participado en todos los minutos del Guardianes 2021.

Además, tres elementos sub 23 de su plantel fueron incluidos en la lista oficial de la Selección Mexicana de dicha categoría para el Preolímpico de Concacaf que se celebrara este mes en busca de un boleto a Tokio 2021. Los seleccionados son el portero Sebastián Jurado, el mediocampista Roberto Alvarado y el delantero Santiago Giménez. Alvarado ha sido regular incluso en la selección mayor entre 2019 y 2020.

fredi.figueroa@eleconomista.mx