Hubo un momento, cuando empezaban a salir los detenidos, que los policías levantaron una especie de cortina de color negra para que las cámaras de televisión no pudieran grabarles. La noticia llegó con un breaking news en las principales cadenas de televisión: BBC, CNN o ESPN. Directivos de FIFA son detenidos era el titular de esa noche.

Es 27 de mayo del 2015 y más de 200 directivos de una de las federaciones más poderosas del planeta están reunidos en el lujoso hotel Baur au Lac de Zúrich (que si vieras las fotos seguro pensarás que es un palacio o el edén) donde en promedio una noche cuesta para ser precisos 39,154 pesos. Aquel día se comprobó lo que se sospechaba desde hace décadas: la FIFA era un nido de corrupción.

Lavado de dinero, sobornos, tráfico de influencias, malversación de fondos, amenazas, fraude electrónico, crimen organizado fueron algunas de las acusaciones dadas a conocer con el paso de los meses. Lo peor (o lo más bizarro) es que quienes habían prometido transparencia y cero tolerancia a la corrupción, como el expresidente de Concacaf, Jeffrey Webb, eran de los más corruptos y un tanto tiempo después se declaraba culpable en una corte en Nueva York.

Al menos 21 personas fueron detenidas y casi todas ellas han aceptado su culpa. Las autoridades de Estados Unidos y de Suiza son quienes han llevado el caso.

¿Cuánto le ha costado a FIFA la corrupción? 92 millones de dólares, de acuerdo con el informe Financiero de FIFA. Eso pagarán hasta el 2018.

•••

Además de las personas arrestadas, el FIFAgate le costó la presidencia a Joseph Blatter y la posible presidencia a Michel Platini, la elección de Rusia y Qatar para el 2018 y el 2022 sigue (y probablemente seguirá para siempre) bajo sospecha por sobornos. Según el informe económico, los costos legales de las investigaciones han causado gastos que con el paso de los años se irán reduciendo .

El máximo organismo rector del futbol mundial hace una proyección de que al menos los casos legales por las investigaciones realizadas por la Fiscalía General de Estados Unidos y la Fiscalía General de Suiza tendrán gastos que llegarán hasta el 2018. El año pasado la cifra fue de 50.4 millones de dólares.

Las investigaciones seguirán generando costos que ya están considerados y serán reconocidos , detalla el informe en su apartado 29.

En el informe anual 2016 de la Fiscalía General de Suiza se puede leer que las investigaciones relacionadas con la FIFA son todavía un caso abierto y que en el último año han realizado intercambio de información y documentación con Alemania, Estados Unidos, Austria y Francia.

¿Qué representan para la FIFA los 92 millones de dólares en recursos legales por las investigaciones que se realizan?

Si los ubicamos en términos de ingresos, significan 7 millones más de todo lo que recaudarán entre las Copas del Mundo femeniles y varoniles de Sub20, Sub17 y el Mundial de playa en los próximos dos años. Es decir, plata que no verán.

FIFA considera que en un futuro los daños de imagen y con los patrocinadores pueden continuar, pero también detallan que está contemplado que haya un costo por los actos de corrupción de sus exdirectivos.

Expresidente de Corte Europea dirigirá Comité de Ética

El expresidente de la Corte Europea de Justicia, el griego Vassilios Skouris, fue elegido como presidente del órgano de enjuiciamiento de la Comisión de Ética de la FIFA, el tribunal interno de la instancia.

Skouris, nombrado en el 67º congreso de la FIFA que se celebra en Baréin, remplaza en el puesto por un mandato de cuatro años al magistrado alemán Hans-Joachim Eckert.

Al mismo tiempo, la colombiana María Claudia Rojas fue nombrada presidenta del órgano de instrucción de esta comisión, en el que sucede al suizo Cornel Borbely, antiguo fiscal del Cantón de Zúrich.

Borbely estimó que su salida es un revés para la lucha contra la corrupción y que significa de facto el fin de los esfuerzos de reforma de la FIFA .

La Comisión de Ética, que tiene el poder de abrir investigaciones y de excluir de por vida a los miembros de la FIFA, suspendió durante ocho años a finales del 2015 al expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, y al expresidente de la UEFA, Michel Platini, tras un pago de 1.8 millones de euros del primero al segundo.

Esta misma comisión abrió en el 2016 una investigación preliminar contra Gianni Infantino , presidente actual de la FIFA, tras informaciones que se filtraron sobre la utilización de aviones privados. Este proceso fue después archivado.

ivan.perez@eleconomista.mx