Por primera vez en 51 años, cuando nació la franquicia, los Clippers superaron la segunda ronda de Playoffs, sin embargo, sin partidos ganados tras dos juegos de la serie por la Final de Conferencia contra los Suns, la misión de concretar su primer campeonato vuelve a tornarse complicada y pesa, sobre todo, en la cartera.

Dejar de ser “el otro equipo de L.A.” y construir una plantilla contendiente al título (hoy es tercero en apuestas) requirió de una disparatada compra en 2014: fe, trabajo y, posteriormente, más inversión en jugadores. El precio: 2,000 millones de dólares, una nómina de 137.4 millones y la pérdida de elecciones en primera ronda del draft hasta 2027.

La tercera fue la vencida en la búsqueda del ex CEO de Microsoft, Steve Ballmer, de comprar una franquicia de la NBA, pues un año antes había intentado comprar a los Kings de Sacramento y buscó la permanencia de los Seattle Supersonics. En 2014 adquirió a los Clippers por uno de los precios más altos por un equipo profesional, igualando los 2,000 millones por los Dodgers en 2012.

Para Ballmer, inmerso en la industria de la tecnología y acostumbrado a correr riesgos, esta compra por un club sin títulos, con 27 temporadas perdedoras, fracasos en drafts y colapsos en segunda ronda de playoffs era una compra segura.

En ese momento, los Clippers se habían alzado como una de las franquicias más importantes de la liga con las estrellas Chris Paul y Blake Griffin, habían alcanzado los mejores récords en su historia, eran habituales en la televisión nacional y llenaban el Staples Center.

Desde entonces el rostro de la franquicia cambió por completo: su valor se elevó en 378%, sus ingresos crecieron más del doble, dobló el valor de sus derechos de televisión y su plantilla es una de las cuatro más valiosos de la liga con 137.4 millones de dólares, sólo por detrás de los Warriors, los Nets y los 76ers.

En 2019 adquirieron al entonces MVP, Kawhi Leonard, y en un histórico canje a Paul George, que incluyó al alero Danilo Gallinari, el base Shai Gilgeous-Alexander y las selecciones de primera ronda del draft de 2022, 2024 y 2026. Con estas modificaciones, el equipo más que nunca se convertía contendiente al título.

Tras su fracaso, nuevamente en segunda ronda, en la burbuja de la temporada pasada, hubo una reforma en la plantilla: salieron el entrenador en jefe, Doc Rivers, Montrezl Harrell, JaMychal Green, Landry Shamet y Lou Williams; mientras que entraron el nuevo entrenador, Ty Lue, Nicolas Batum, Serge Ibaka, Luke Kennard, DeMarcus Cousins, Rajon Rondo, Reggie Jackson y Marcus Morris, por quien los Clippers renunciaron a una selección de primera ronda.

Además, en 2024, al expirar su contrato con el Staples Center, el equipo tendrá una casa propia en el Forum Inglewood, una arena con financiación privada que espera tener capacidad para unos 18,000 asientos. De acuerdo a The Washington Post, el nuevo recinto tendrá un costo cercano a los 1,000 millones de dólares.

deportes@eleconomista.mx