Programar tantos Clásicos en semanas consecutivas no es una buena estrategia para el negocio, asegura Jorge Badillo Nieto, autor del libro La mercadotecnia y el deporte ahora y consultor en mercadotecnia deportiva. Para el Apertura 2016 y el presente Clausura 2017, la Liga MX decidió programar en jornadas seguidas el Atlas-Guadalajara, el Chivas-América y el Águilas ante Cruz Azul, compromiso que se desarrollará el próximo sábado en el Azteca. Dicha estrategia fue reprobada por el especialista.

Con una programación tan continua de este tipo de duelos, se minimiza el factor emotividad y la emoción, además de hacer este producto algo rutinario, aburrido y hasta cierto punto predecible , opinó el especialista, quien agregó que la programación consecutiva de compromisos entre equipos tan populares afecta a los aficionados, ya que no siempre tienen el poder adquisitivo para asistir a Clásicos tan seguidos.

Ante este fenómeno, Badillo Nieto expresó que el gran reto para los clubes, televisoras y la misma Liga es ofrecer un valor agregado al producto y ejercer acciones que permitan devolverle el valor original a juegos de esta magnitud. Esto, porque de antemano se tiene claro que al equipo que funge como local no le pasa siquiera por la mente el sacrificar sus ingresos por taquilla.

Lo anterior ya está reflejado en hechos por parte de América, que dio a conocer los precios de los boletos para recibir a Cruz Azul el sábado por la noche, mismos que oscilan entre los 240 y 790 pesos, generando un costo promedio de 468 pesos.

Aun programados con distancia, los ratings no han sido los mejores

Al menos en el pasado reciente, la respuesta de los aficionados que siguieron el Cruz Azul-América por televisión se quedó muy lejos del interés que despertó el Clásico Nacional, aun con tres semanas de distancia, como sucedió en el Clausura 2016. Mientras en esa temporada el Águilas-Chivas tuvo una audiencia de 20.7 millones de personas, 21 días más tarde cementeros y azulcremas tuvieron frente a las pantallas a 12.7 millones de seguidores.

Con los Clásicos Tapatío y Nacional disputados las últimas dos jornadas, luce complicado que el Joven pueda acercarse a una cifra importante, sobre todo teniendo en cuenta la actualidad de las Águilas, y los últimos años de malos resultados que arrastra el club cementero.

Creo que la imagen de Cruz Azul viene a menos, porque desafortunadamente se ha convertido en una marca deportivamente perdedora, debe haber un porcentaje de la afición de Cruz Azul que se siente muy desilusionada, que ya no le llama la atención ver el partido o ir al estadio , afirmó el especialista.

Aunque los antecedentes no parecen alentadores, la última palabra la tendrán los aficionados que quieran acercarse al estadio o prender la televisión.

Jornada 8