Johannesburgo. Javier Chicharito Hernández tiene el olfato de gol demasiado desarrollado, el cual ha sorprendido a Europa, el mercado más importante del futbol. Pero ya tiene dueño y se llama Manchester United.

No hay nadie más feliz en ficharle que ellos. Alex Ferguson ya tiene el plan ideal para él. Su destino es España, como alguna vez fue Carlos Vela, y el Espanyol de Barcelona es el principal candidato para cederlo de acuerdo con un informe en poder de El Economista.

La operación está casi cerrada y Mauricio Pochettino, técnico del club, lo quiere. Después de lo que mostró en la Copa del Mundo avala el fichaje.

Es el biotipo que busca Ferguson en su equipo. Tiene gol, es veloz, tiene llegada, colabora y entiende de presiones. Las estadísticas le califican bien.

Es el más rápido del campeonato y con su tiempo en 100 metros en menos de 14 segundos es más que competitivo en la Premier League o la Liga de las Estrellas.

Los especialistas indican que un buen Mundial puede revalorar a un jugador hasta 30 o 50% y con algunos minutos en el campo su ficha de 8 millones de euros podría estar ya hasta en 13 millones, sin contar la recisión de contrato que es dos o tres veces el valor por el que lo compraron.

Javier es un futbolista educado, que no ha dejado sus estudios de Administración y pretende continuar haciéndolos en Europa. Sabe inglés, lo habla y lo escribe. Fue criado en una familia de valores y respeta normas y leyes.

Ser considerado por un imperio como lo es Manchester no es algo cotidiano.

Por eso Alex tiene como plan A dejarle ir un año y luego repescarlo para que haya agarrado el ritmo del futbol europeo. Además seguro juega, tiene Liga y Copa, dos competencias que son importantes y además es considerado por Pochettino como titular.

Es un hombre de futbol, sus antecedentes familiares casi le obligan a ir por ese camino y va que vuela para ser el mejor de la dinastía.

Su zapatazo de ayer, con el gol de la honra, fue más una victoria personal que colectiva. Es un ejemplo de lo que esta nueva joya puede hacer. Sin contemplaciones despachó al defensa argentino con relativa facilidad y les liquidó con un disparo.

En realidad la historia del Chicharito en Europa comenzó en Sudáfrica. Los ojeadores han felicitado a Ferguson por avalar la contratación y los otros equipos le reclaman a sus visores la poca atención que le prestaron.