Ciudad Universitaria detuvo la cátedra por un momento. ¡Pumas, campeón! Se escuchó repetidamente desde las 10:30 de la mañana a las afueras del Estadio Olímpico Universitario en donde ya un grupo de aproximadamente 50 personas esperaba la salida de los campeones del Clausura 2011.

El recorrido del PumaBús inició a medio día, la alineación completa de la UNAM daría un paseo por el circuito de Ciudad Universitaria, las clases de facultades como las de Medicina, Filosofía y Economía se detuvieron y la comunidad estudiantil, incluyendo catedráticos, salió a aplaudir a sus ídolos.

Al principio del recorrido en la Torre de Rectoría, incluso el rector de la Universidad, José Narro Robles, detuvo sus labores y salió de su oficina para esperar el paso de los felinos. Rápidamente un grupo de gente se aglutinó alrededor y, de manera inevitable, el Rector de la Máxima Casa de Estudios organizó una goya que se escuchó estruendosa.

Después de saludar a lo lejos a los jugadores, Narro habló para la prensa halagando a Juan Francisco Palencia por el potencial mostrado esta campaña y también a los jugadores extranjeros, afirmando que la combinación de estos con los mexicanos es lo que ha dado tan buenos resultados al club auriazul.

El Rector se despidió diciendo: Es un orgullo para nuestra institución tener este gran equipo de futbol .

El PumaBús siguió adelante su recorrido, cualquier lugar era bueno para alcanzar a ver a los jugadores, árboles, techos, puentes y postes se veían repletos de personas que estiraban el brazo con celular en mano para tomar la imagen del recuerdo.

Algunos aficionados -con mejor condición física- corrían a los lados del camión bajo el intenso sol y tomando impulso lograban arrojar a manos de algún jugador su playera o una bandera, que les era devuelta de la misma forma ya autografiada.

Alejandro Palacios y Juan Francisco Palencia fueron de los jugadores más ovacionados en el camino en CU.

Una leyenda Javier Cortés para Rector de la UNAM , alargaba la sonrisa del delantero universitario al llegar al final del paseo, que llenó de ovación y júbilo a los acreedores de la séptima estrella de Pumas de la Universidad, que festejó con sus comunidad.