Brett Brown se tomó su tiempo para trazar el camino que llevaría a Philadelphia a su reconstrucción.

Para los Philadelphia 76ers ha significado uno de los “peores” coaches, ya que tras cinco temporadas ha hecho que ganen tres de cada 10 encuentros.

Sin embargo, en la Liga de Baloncesto de Australia dejó un prestigio impecable, al ser el sexto entrenador con el mayor número de victorias (149). En ese país tuvo a su cargo a los North Melbourne Giants (1993-1998) y Sydney Kings (2000-2001) y con ambos logró ser campeón.

La organización suma ocho de 25 entrenadores que ganaron menos de la mitad de los partidos que enfrentaron, en el caso de Brown es el que más años acumula con la equipo.

Además, en comparación con los managers de la presente temporada es el cuarto con la peor efectividad en la Liga. Brett pasó siete campañas como asistente de Gregg Popovich y en el 2013 aceptó trabajar con Philadelphia con la esperanza de intentar ganar un campeonato. El coach comenzó con la organización un proceso de reestructuración, en el cual ha buscado que sus jugadores se mantengan unidos y concentrados en mejorar. Desde entonces describen que su actitud no ha cambiado a pesar de los malos resultados.

Ben Simmons, primera selección del draft del 2016, indicó que Brett es una persona a la que le gusta escuchar y aprender de los jugadores. Tras la renovación de su contrato, Brown confió en que antes de la temporada 2018-2019, la franquicia registraría una marca ganadora, aunque reconoció que los primeros años no fueron como esperaba.

“Veo que grandes cosas pueden suceder y tenemos que encontrar la manera de hacer que los jóvenes y veteranos sean mejores”, declaró en diciembre del 2015.

Pero el plazo se cumplió antes y los 76ers regresaron a los playoffs después de cinco años de ausencia, tras concluir con la tercera mejor marca de la Conferencia del Este, con 52-30, y por encima de Cleveland, con una diferencia de dos victorias. La primera fase se centró en el desarrollo de jugadores jóvenes, en la cual ya tenía experiencia al encabezar esa área con San Antonio (2002-2006) y con el selectivo de Australia. En los primeros dos años de Brown fueron 43 jugadores los que pasaron por la organización.

Su actual plantel promedia una estancia de 1.5 años y de los 16 jugadores que son parte de Philadelphia, ocho se integraron en la presente temporada 2017-2018. El jugador con mayor antigüedad es Robert Covington, quien llegó en el 2014.

Previo a enfrentar la serie contra Miami en playoffs, Brett declaró que nadie se sentía intimidado “hemos ganado 16 juegos consecutivos por una razón, pero nadie, dirigido por mí está contento con el lugar en el que estamos”.

Para la organización quedó atrás el inicio de la campaña 2015-2016 con 18 derrotas sucesivas.