Nelspruit, Sudáfrica. Contra la pared casi todo el partido, Australia se sacudió en un prodigioso lapso de cuatro minutos para vencer el miércoles a Serbia 2-1, pero la victoria fue insuficiente y ambos equipos se despidieron de la Copa Mundial.

Las plazas del Grupo D fueron para los equipos que jugaron en Johannesburgo: Alemania y Ghana. En el Soccer City, Alemania derrotó 1-0 a Ghana y ambos se clasificaron.

Los alemanes avanzaron como líderes de la llave con seis puntos. Ghana entró en segundo lugar con cuatro unidades, la misma cantidad que Australia, pero la diferencia de goles terció a su favor. Serbia quedó última con tres puntos.

El final del partido en el estadio Mbombela en Nelspruit fue de infarto, con extremos en los que Australia y Serbia se ilusionaron con alcanzar con un boleto que nunca llegó.

Tim Cahill marcó con un cabezazo y Brett Holman aumentó con un remate desde fuera del área. La victoria por ese margen era insuficiente para Australia, necesitada de dos goles más para avanzar por encima de Ghana.

Pero luego llegó el descuento de Marko Pantelic a los 84 y entonces Serbia estuvo a un tanto de conseguir el pase. Pantelic lo tuvo en la agonía, pero no pudo enganchar bien un centro por la derecha y remató por encima del travesaño.

Más urgido por la victoria para avanzar a la segunda ronda, Serbia ejerció un dominio absoluto, pero la máxima del fútbol volvió a comprobarse: el que no mete los goles los ve hacer.

Insólita la suerte de Serbia, que quedó eliminada tras haber derrotado 1-0 a Alemania en la fecha anterior.