Dos graves errores arbitrales resucitaron la polémica sobre el uso de tecnologías en el futbol, después de que la televisión mostrara que la primera diana argentina ante México, Carlos Tévez estaba en fuera de juego y que el inglés Frank Lampard logró un gol que no fue concedido.

En el duelo Argentina contra México, Carlos Tévez anotó de cabeza el 1-0 aprovechando un disparo de Lionel Messi, pero estaba en clara posición fuera de juego, lo que provocó enfado entre los mexicanos y dudas sobre si el tanto era validado o no.

Mientras que en el juego entre alemanes e ingleses, un disparo de Frank Lampard en el minuto 38 tocó en el larguero y tras ello botó dentro de la portería alemana, con varios centímetros de margen, antes de que el arquero Manuel Neuer pudiera atraparlo y sacarlo de su portería. El uruguayo Jorge Larrionda no lo concedió.

En el choque entre alemanes e ingleses, el gol hubiera supuesto el 2-2 provisional, pero el 2-1 en favor de Alemania se mantuvo e Inglaterra terminó cayendo 4-1.

Los ingleses celebraron el tanto de Lampard, pero Larrionda estimó por error, junto a su asistente, que no había cruzado la línea.

Es debido a este tipo de situaciones, que los jugadores ingleses pidieron al unísono el uso de la tecnología.

Estoy en favor de la tecnología en la línea de gol, en particular esta tarde , comentó Lampard.

Cuando vas 2-0 y obtienes un gol ganas mucha confianza y cuando ves que el balón rebota por detrás de la línea de gol y el árbitro está a 20 metros es muy decepcionante , afirmó el capitán de los Pross, Steven Gerrard.

Mientras que el director técnico de Inglaterra, Fabio Capello, se unió a la solicitud es increíble que en una época con tanta tecnología los árbitros no sean capaces de decidir si hay gol o no , dijo.

Estos fallos se suman a los grandes errores arbitrales de los mundiales, donde los ingleses ya se quejaron amargamente de la Mano de Dios, de Diego Maradona en México 1986, que motivó la eliminación de los europeos por 2-1.

En contraparte, los alemanes pueden celebrar un guiño histórico, después del gol fantasma de Geoff Hurst que fue concedido en la final del Mundial de 1966.

La polémica del video y la inclusión de las nuevas tecnologías en el futbol es un tema de debate recurrente, aunque la FIFA se ha negado a su aplicación, al contrario de otros deportes como el tenis, rugby, basquetbol o futbol americano.

En los últimos años, los mundiales han sido escenario de grandes polémicas al respecto.

En la final del 2006, cuando el francés Zinedine Zidane agredió con un cabezazo a Marco Materazzi y fue expulsado por ello y fue gracias a que el auxiliar vio la agresión en video que sancionaron la falta.

En noviembre del 2009, Francia se impuso a Irlanda después de que Thierry Henry se ayudara con una mano para un pase a gol, algo que provocó airadas críticas a la FIFA.

En México 1986, ocurrió un "gol fantasma" del español Michel a Brasil, en una jugada similar al tanto de Lampard en Sudáfrica.

Poco antes de la justa, la International Board (IFAB), órgano encargado del reglamento del futbol, rechazó las cámaras y microchips en el balón, para combatir los goles fantasma . La FIFA también rechazó el uso de cinco árbitros en la cancha.