Oscar Tabárez, entrenador del seleccionado uruguayo en Sudáfrica, dijo este sábado en Kimberley que se encarará el partido ante México "como todos los demás" y volvió a descartar cualquier especulación respecto al resultado.

Uruguay y México lideran el grupo A y un empate el próximo 22 de junio clasifica a ambos equipos a la segunda fase, con los celestes en el primer puesto gracias una mejor diferencia de gol.

El entrenador intentó terminar con cualquier especulación que se haga sobre la actitud de Uruguay en el estadio de Rustenburgo.

"Tenemos que conseguir puntos para clasificar, dependemos de nosotros", dijo, "yo tengo por costumbre no imaginarme los partidos".

Agregó que "la realidad del partido nadie la conoce, nadie".

Explicó al respecto que no ha recibido "ninguna información" de la FIFA sobre un mayor control del partido teniendo en cuenta todo lo que está en juego.

Respecto al entrenamiento de la tarde en el GWK Park, Tabárez indicó que tanto Jorge Fucile, golpeado ante Sudáfrica, y Diego Godín, afectado por una leve fatiga muscular el viernes, "trabajaron sin ningún tipo de inconvenientes".