El único arranque de furia que tuvo el llamado Capitán América, Clint Dempsey, en el partido de anoche se originó al minuto 27, cuando en la disputa por el balón recibió un pisotón en el rostro por parte de Rubens Sambueza. El futbolista estadounidense se levantó inmediatamente del suelo y ante los insultos del jugador americanista, sus compañeros de Seattle Sounders tuvieron que intervenir, tranquilizar al colérico Dempsey, que pretendía llegar al delantero azulcrema para reclamarle la agresión.

Aunque América bordeó la delgada línea de la eliminación hasta el minuto 44 del partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf, Seattle Sounders, como el resto de los equipos de la MLS, no representaron dificultad alguna para los clubes mexicanos, que siguen dominando el torneo de clubes más importante de la región. Ayer, América venció 3-1 al equipo estadounidense, global de 5-3, para sentenciar su pase a las semifinales y seguir en el camino de refrendar el título.

Con el Estadio Azteca casi en soledad, el juego transitó con un ritmo pausado, lleno de errores en los pases y que fue coronado con el autogol de Pablo Aguilar, que obligaba a las Águilas a, por lo menos, empatar el encuentro.

No fue extraña la poca afición que se dio cita para ver el juego, incluso, durante los primeros minutos, los cantos de un centenar de aficionados del Sounders hacían eco en las tribunas del inmueble.

Y es que el equipo de Ambriz carece de euforia, de épica y complicidad con su afición. Tuvo que llegar el autogol de Aguilar para obtener alguna reacción, y ser precisos 60 segundos después. Darwin Quintero empató el partido con un remate de cabeza a pase de Rubens Sambueza.

Quintero está hecho para la Concachampions, consiguió su gol número 22 anoche, con lo que se convierte en el segundo goleador histórico del torneo.

La reacción azulcrema encontró motivación con el autogol de Aguilar, que aunado al desencanto de los visitantes que en apenas un minuto perdieron la ventaja y el boleto a las semifinales, comenzó el verdadero dominio del equipo americanista.

Oribe Peralta remató con la cabeza un centro de Rubens Sambueza, para poner en ventaja a su equipo. Era signo de que todo estaba acabado para Seattle.

Clint Dempsey no pudo evitar sentirse derrotado. Apenas si pudo tomar el balón para llevarlo al centro del campo y reanudar el juego. A partir de ahí, fue un simple testigo presencial del juego.

En el segundo tiempo, Andrés Andrade puso cifras definitivas en el marcador con su gol y, con la confianza del resultado, América avasalló a su rival, jugó en asociación y fantasía.

El esperado enfrentamiento de fuerzas entre la Liga MX y MLS nunca ocurrió, América avanzó sin restricciones ante Seattle Sounders.

Anoche, el único Capitán América fue Rubens Sambueza, que salió ovacionado por su afición; mientras, Clint se fue con el estigma de la derrota, ante el futbol mexicano.

Tigres elimina a Salt Lake

Tigres avanzó a semifinales luego de empatar 1-1 (3-1 global) con Real Salt Lake City.

Así, los enfrentamientos de semifinales serán América vs Santos y Tigres vs Gallos Blancos.