Una reducción en el tiempo de fabricación, un menor peso estructural y mayor confort, son algunas de las ventajas de un nuevo sistema de producción de los asientos por parte de Porsche. Esta tecnología de impresión 3D es ya una realidad y paulatinamente se irá extendiendo a la gama del fabricante alemán. 

Inspirada en la competición, esta forma de construcción está inspirada en la competición en donde los asientos deben amoldarse a la perfección de la fisonomía del conductor para hacer más segura y cómoda la conducción a altas velocidades.

La primera vez que el público pudo apreciar este avance fue en el pasado Auto Show MOBILITY 2021 celebrado en Munich, Alemania, en el Porsche Mission R, el prototipo de un vehículo de carreras de propulsión totalmente eléctrica.

Principio

La nueva aplicación se realiza sobre los asientos tipo baquet, es decir, que son de un solo cuerpo con un importante nivel de sujeción lateral y con una altura muy baja para colocar al conductor lo más cerca del piso. Al ser de un solo cuerpo, si bien es cierto que no se puede modificar el ángulo de inclinación, lo cierto es que aumentan las sensaciones porque, al estar más cerca del piso, el conductor tiene una mayor retroalimentación permitiéndole corregir en curvas o estar al tanto de las fuerzas que inciden en el vehículo.

El principio es el de la construcción tipo sandwich o por capas en la que están presentes un soporte base hecho de polipropileno expandido (EPP) al que le es unida una capa transpirable compuesta por una mezcla de materiales con poliuretano que va siendo adherida en el proceso de fabricación. La capa exterior de este prototipo de asiento está hecha de ‘Racetex’ y tiene un diseño perforado específico para controlar la temperatura. 

Sus paneles transparentes proporcionan una vista de los componentes tintados expuestos en la estructura de malla impresa en 3D y le dan al asiento baquet un diseño único. Otra de las grandes ventajas es que la sección central tiene elementos fabricados con impresoras 3D. Tal es el caso de algunas superficies del asiento y del respaldo, que pueden tener tres grados de rigidez, lo que significa que el asiento puede ser personalizado para adecuarse a las necesidades específicas de cada cliente.

Listo

La marca dio a conocer que la versión final de este adelanto ya está disponible para sus clientes y sus autos. Los interesados lo pueden encontrar en el catálogo Performance Parts de Porsche Tequipment. Inicialmente se pueden encontrar los asientos para los modelos Boxster, Cayman y 911. 

A partir de febrero de 2022 también estará disponible en el inventario de Porsche Exclusive Manufaktur y será integrado en el configurador de la marca. Esta tecnología también podrá aplicarse para el asiento del conductor aunque con mayores reservas puesto que ahora solo se dispone para Boxster, Cayman, 911 (991), 918 Boxster y 718 Cayman (982).

autos@eleconomista.mx