Nueva York, EU. La heroína, el viejo terror de Nueva York que devastó la ciudad en los años 70 y 80 y ayudó a propagar el sida, ha vuelto a los primeros planos con la trágica muerte del actor Philip Seymour Hoffman por presunta sobredosis.

Según fuentes policiales, el cuerpo de la estrella de Hollywood fue hallado el domingo en su apartamento de Manhattan con una jeringa en el brazo y varios sobres que contenían supuestamente la droga conocida como caballo, que genera gran dependencia.

Sólo la autopsia, que debía iniciarse este lunes, revelará la verdadera causa de la muerte del actor de 46 años. Mientras tanto, la heroína, un tabú por su devastador efecto, es nuevamente objeto de atención.

Hoffman confesó que cuando era joven había probado todo tipo de drogas y hace un año había recaído en su adicción.

Según el canal CNN, la policía halló 50 sobres de heroína en su apartamento durante un registro más minucioso.

En Nueva York, la ciudad de los pecados, las drogas están por todas partes y ya a mediados de los 1960 el recientemente fallecido Lou Reed grabó en The Velvet Underground una canción llamada Heroína , donde rendía homenaje a la sustancia que lo hacía sentirse como el hijo de Jesús .

El consumo de este polvo blanco semisintético se fue expandiendo en la década de 1970, cuando el Departamento de Salud de Nueva York registraba unas 650 muertes anuales vinculadas con esa droga.

En los 1980 había unos 200,000 adictos a la heroína en esa ciudad, sobre un total de 500,000 en Estados Unidos.

MÁS HEROÍNA DESDE MÉXICO

El galopante aumento en el consumo de cocaína a partir de la década de 1980 y el uso relativamente raro de la heroína la hicieron pasar a un segundo plano en los años siguientes. Sin embargo, desde hace un tiempo las autoridades y la prensa han comenzado a alertar sobre un incremento del consumo de caballo.

Un informe de la DEA del año pasado alertó que la disponibilidad de heroína continuó aumentando en el 2012 en Estados Unidos, debido a una mayor producción en México y la expansión de la actividad de traficantes de ese país.

La policía también multiplica la confiscación de esta droga. La semana pasada concluyó con la incautación de 13 kilos de heroína por valor de 8 millones de dólares en un lugar de procesamiento en el Bronx.

Los sobres para entregar la droga tenían estampados nombres como NFL (en referencia al Super Bowl disputado el domingo), iPhone o Cierre del gobierno , una práctica común en el mundo de la heroína.

Entre los sobres hallados en casa de Hoffman los había con el nombre As de espadas y As de corazones , lo que investiga la policía para dar con el dealer del actor.

Los neoyorquinos de entre 45 y 54 años, justamente la franja etaria de Hoffman, tienen la tasa más alta de muerte por envenenamiento con heroína, de acuerdo con el Departamento de Salud de NY.