Como país, lo que nos convendría es vivir más del conocimiento , dice el físico y presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Es una verdad que todo el mundo sabe , agrega el doctor Menchaca, pero aun así da algunos ejemplos de cómo la fuerza de trabajo o las materias primas se cotizan muy por abajo del conocimiento. Pero agrega:

El problema de México es que no vende conocimiento y esto se traduce en cómo le hacemos para generar conocimiento .

Entrevistado con motivo de su informe a un año de haber asumido la presidencia de la AMC (los periodos son de dos años), Menchaca comenta sobre los avances en su programa de trabajo al frente de la que es la máxima asociación de académicos del país, misma que tuvo como eje hacer una campaña en pro de la ciencia y la tecnología, pero basada en un estudio, un análisis, que fue lo primero que me dediqué hacer .

Los académicos no somos políticos, y muchos de nosotros no estamos ni siquiera en ciencias sociales, entonces, como presidente de la Academia, lo primero que hay hacer es entender el terreno de juego, hablar con la gente y buscar información. Fui mucho tiempo a Conacyt para tratar de hacerme un panorama.

Primero, Menchaca se topó con el panorama bien conocido: Tenemos buena ciencia pero poca, tenemos poca inventiva que se traduzca en patentes y tenemos una industria con poca iniciativa tecnológica .

Pero esto lo llevó a tratar de hacer un análisis más profundo.

Ciencia y tecnología, con la vara de medir

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha hecho últimamente intentos de vincular la generación de conocimiento con la producción.

Pero los estímulos fiscales que pretendían que se hiciera ciencia en las empresas, se hacían exenciones al dinero gastado en ciencia y desarrollo ya se vio que no funcionaron.

Pero se dieron en cuenta de que hay toda una capacidad ya instalada, que además le cuesta al país, todos los científicos y los centros de investigación, así que se establecieron los estímulos fiscales vinculantes que se entregan a proyectos que favorecen la liga entre los centros de investigación y la empresa, que yo creo que es más sano.

Esos programas tienen muchísima más prioridad para Conacyt que los de ciencia básica . Los montos del apoyo a los programas para ciencia básica rondan los 600 millones de pesos, mientras que en la parte tecnológica, los estímulos fiscales, que no son parte del presupuesto de Conacyt, llegaron a hasta 4,500 millones de pesos y en la actualidad andan en los 2,500 millones de pesos.

Y con una diferencia importante. Los proyectos de ciencia llevan un retraso operativo muy grande. Los proyectos aprobados del 2009 todavía no reciben sus recursos ahorita, a mediados del 2011.

Aun eso estaría bien, si se vieran resultados .

Así que para nosotros es muy importante ver si estos programas están dando resultados. Y si no tienen éxito, ver qué hacer para mejorarlo. Entonces, desde antes de que tomara posesión en la Academia, comencé a pedir que se hiciera una evaluación independiente, desde la Academia, de los programas de Conacyt en el área tecnológica.

Conacyt dijo que sí, yo convoqué a la membresía (de la AMC), que para mi sorpresa reaccionó muy positivamente, cerca de cien académicos decidieron participar.

Y para mi sorpresa, a Concacyt le pareció importante hacerlo. Cierto es que se fue atrasando. Se pactó con Romero Hicks, y en cuanto entró el Dr. Villa Rivera aprobó los recursos y ya estamos iniciando las operaciones de la evaluación.

Fuimos muy rigurosos encontrar gente que técnicamente pudiera evaluar los proyectos y que tuvieran una visión objetiva. Conacyt incluso mandó gente fuera a entrenarse para poder hacer estas evaluaciones .

Se espera que los resultados de la evaluación de los proyectos esté lista para principios de 2012.

A limpiar la casa

La otra parte del programa que se planteó Arturo Menchaca fue limpiar la casa, ver qué cosas están operando y qué cosas no en la Academia y tratar de ordenar .

De hecho, era lo único que creía que iba a poder hacer, ya que no esperaba poder hacer la evaluación, pues tratándose de fin de sexenio uno no espera que haya un cambio en las políticas gubernamentales .

Así que se dio a la tarea de reactivar las oficinas regionales, que son cinco y cubren el territorio nacional pero que ven con cierto recelo a la Academia, como si fuera la academia del Distrito Federal. En el SNI, más o menos la mitad de los investigadores está en la capital y los demás están en el resto de la República. En la Academia esto no sucede, la mayor parte están aquí.

Y muchos que no están en la capital y que tienen el nivel para ingresar a la Academia no lo hacen porque nosotros no hacemos nada por ellos.

Esta reactivación se ha dado. Un ejemplo de ello es el Consejo Directivo de la Academia, que hace muchos años que no se había reunido completo. Siempre éramos cinco de 10, aunque los cinco regionales no tienen voto, nos hacía falta esta parte. Ya ha habido dos reuniones con todo el mundo .

La otra es involucrar a los académicos en los múltiples programas que hace la AMC. Tenemos los Domingos en a Ciencia, los veranos de la Investigación, la ciencia en tu escuela, las Olimpiadas de Ciencias, de Historia, las Redes del Agua y otras. Es lo que le da visibilidad a la Academia , pero en su mayoría no son académicos los que lo hacen.

Además, busca que esos programas tengan reglamentos similares y cuerpo colegiados que elijan a quienes los dirigen.

Una habitación más que fue arreglada fue la mayor participación de los académicos de Humanidades y de Ciencias Sociales.

Era un reclamo desde hace mucho tiempo de humanidades y sociales que la Academia ha estado en manos de Naturales y de Exactas y a veces, pocas Tecnológicas. Sociales y Humanidades estaban en un rincón, y juntas. Había incluso un reclamo por eso, nos pidieron separarlas, cosa que hicimos, y estamos dándole mayor presencia .

El premio más prestigiado que otorga la Academia es el que da a los investigadores jóvenes, menores de 40 años. Pero una vez que uno rebasa esa edad, la Academia no tiene otra forma de distinguir a la gente que si se es miembro o no se es.

En este momento poco más de 2,000 miembros, que es un poco más que el 10% de los que están en el Sistema Nacional de Investigadores. Entonces, ser miembro es una distinción, uno está en el top ten percent .

Sin embargo, en el estatuto de la AMC existe la posibilidad de ser Miembro Titular, que nunca se ha otorgado ni se ha pedido. Entonces vamos a establecer la titularidad como una distinción más alta, pero también como un estímulo a nuestra membresía para que participe en las actividades de la Academia, los Domingos, los Veranos, pues para ser titular habrá que tener mérito académico pero también ser un miembro activo.

Aumentar las aportaciones para no depender tanto del dinero gubernamental.

Incrementar la presencia internacional de la Academia, es una labor en la que hemos tenido un montón de éxito .

Prueba de ello es que en la sede de la AMC (en la carretera vieja de Cuernavaca) están también las oficinas regionales para toda América de la IANAS (por InterAmerican Network of Academies of Science) y del ICSU (International Council for Science) que no son solo latinoamericanas, Estados Unidos y Canadá están ahí.

Así, en esta carrera de un año de logros parece haber solo un problema: el desdén presidencial (ver recuadro)

El desdén presidencial

Tengo un asunto urgente que resolver –confiesa Arturo Menchaca- y es la entrega de los premios a menores de 40 años. Recibí la Academia con dos premios pendientes, ya tengo uno más, y en octubre tendré otro, y este Presidente sólo ha entregado un premio en su gobierno .

Así, Felipe Calderón solo ha hecho una premiación , donde entregó dos premios que debía de Vicente Fox.

¿Es un premio por año?

No, es una premiación, son cinco premiados. O sea, tengo a unos muchachos desde hace tres años a los que no les puedo entregar su cheque porque, por protocolo, se los tiene que entregar el presidente.

Y no es que estemos pidiendo a presidencia que pongan el dinero. Ese lo tiene la Academia. Pero este presidente parece estar muy ocupado.

Yo he estado pidiendo que me manden a alguien, aunque si no este presidente no entrega los premios, sería el primer presidente que no lo haga en 52 años, y otros lo hacía cada año .

¿Es este un indicativo de que no hay interés en la ciencia en general?

Bueno, eso es clarísimo. El Consejo General de Ciencia y Tecnología que es la gran cúpula gubernamental para decidir en estos temas, solo se ha reunido una vez en este sexenio. Otros, como el de Seguridad, se han reunido cuatro o cinco veces por año.

No se trata de sentirnos ofendidos, pero es preocupante que la ciencia no esté en la agenda .

Presidencia también han cancelado los banderazos de salida de otras cosas relacionadas con la ciencia, comenta Menchaca, como la Agencia Espacial Mexicana y el Gran Telescopio Milimétrico, que ya inició operaciones.

Entiendo que México tiene muchos otros problemas, pero hasta en eso, en otros países este sector de la ciencia el que asesora en esos otros problemas .

Datos

333 pláticas de los Domingos en la Ciencia

1,400 becas para el Verano de la Investigación

1,200 Diplomas para maestros de La Ciencia en tu Escuela