Cumplido el vigésimo aniversario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), serias cavilaciones se hacen sobre los efectos del acuerdo sobre distintas áreas de la economía mexicana.

Pero de su impacto sobre el ámbito cultural nada o poco se habla en los medios, en la academia y en los espacios de debate político.

Ese impacto no es intuitivamente notable, todos podemos percibirlo: hace 20 años, por ejemplo, el cine mexicano se veía más, nuestra gastronomía era menos conocida por nuestros vecinos del norte, ha aumentado el uso de tecnología en la vida cotidiana. El tequila y el vino mexicano se exportan como nunca. Hoy la televisión estadounidense tiene indudablemente más presencia en México y no así la nuestra en EU.

Hace falta medir cuantitativamente cómo ha cambiado nuestra producción y consumo cultural en esos veinte años. ¿Cómo han permeado nuestros productos culturales en la vida de Estados Unidos y Canadá? ¿El modelo de apertura económica ha beneficiado a nuestra cultura o la ha empobrecido?

Como sector cultural no existen formalmente en las mediciones económicas , dice Eduardo Cruz Vázquez, coordinador del Grupo de Reflexión en Economía y Cultura (Grecu), no hay información del impacto del TLCAN sobre la cultura, los datos cuantitativos no son fácilmente accesibles .

Para cubrir esa laguna, el Grecu convoca al foro Paso libre a la cultura. Tratos y maltratos del TLCAN. El principal objetivo es reunir información concreta sobre los cambios de la producción y consumo cultural mexicano de 1994 a la fecha.

Del foro nos surtiremos de datos que después presentaremos en un libro y en un portal , dice Cruz Vázquez. Información muy concreta y en pocas páginas, que puedan leer estudiantes, periodistas y profesionales de la cultura .

Crítica del modelo ?económico y algo más

El encuentro, que se realizará el 25 y 26 de marzo en la UAM Xochimilco y el Senado de la República, estará dividido en siete ejes temáticos o subsectores: los medios audiovisuales, las artes escénicas, las visuales, la telecomunicaciones y los medios digitales, ciencia y tecnología, el análisis del subsector de cultura y arte de la SEP y una mesa general.

Uno de los temas más interesantes será la crítica del modelo económico. Tenemos que preguntarnos si el modelo neoliberal está atendiendo a la población mexicana. Hay que compararlo con el modelo anterior , dice el cineasta Víctor Ugalde, coordinador del subsector audiovisual. Un dato duro: antes, 50% de la gente podía ir al cine. Hoy, 78% de la población no puede ver cine en salas. Hay ahí una marginación de la que es necesario hablar .

Por supuesto que importan el análisis y los datos duros , dice la periodista Angélica Abelleyra, quien coordinará el subsector de artes visuales, pero también importa lo que se ha generado en el imaginario de los tres países. Cómo ha permeado la producción cultural mexicana en EU y Canadá .

Uno de los efectos más notables del TLCAN es que ha crecido la presencia del mercado , dice Cruz Vázquez. Los artistas y promotores culturales comenzaron a verse a sí mismos como productores. Muchos han adoptado el esquema de la autogestión y el emprendurismo cultural es un fenómeno creciente.

[email protected]