Los viernes tienen algo genial. Todos estamos más relajados, más contentos en el trabajo, comemos más, los moteles se ven más llenos... (dicen).

Hace unos años tuve una depresión en la que cada viernes me metía a mi casa y no salía hasta el lunes. Bueno, salía por un refresco, garnachas y cigarros; pero no quería saber de nada.

Cuando comencé a trabajar más, como buen godínez, comencé a disfrutarlos.

Este viernes es muy especial, pues por fin salió el último disco de David Bowie, Blackstar.

Se está haciendo costumbre que el 8 de enero, su cumpleaños, David lance algo.

En el 2013, David dio a conocer la canción Where Are We Now? La verdad, me costó trabajo tomarle gusto; pero cuando escuché The Next Day completo, me di cuenta de que Bowie estaba en su mejor momento. Como siempre, se estaba divirtiendo sin buscar agradar a nadie.

Pero ¿qué es lo que podría proponer después de ese genial regreso?

Blackstar es el más reciente disco de David y es una obra casi artesanal. Se desarrolla en un ambiente oscuro, casi paranoico, donde Bowie y Tony Visconti programan algunas cajas de ritmos con sonidos electrónicos e instrumentos eléctricos.

El concepto es presentar un disco que no suene a rock n’ roll; por lo que David y Visconti decidieron escuchar el disco To Pimp A Butterly de Kendrick Lamar, que tiene el valor de sonar a todo menos a hip hop. Este disco está en el primer lugar de mi lista de los mejores discos del 2015.

Éste disco tiene elementos de jazz y ambient, donde nuestro héroe retoma a Thomas Jerome Newton, personaje interpretado por él en la película de 1976: The Man Who Felt To Earth. En ésta, Thomas es un alien que llega a la tierra para llevarse agua para salvar su planeta.

Cada canción del disco:

1. BlackStar es la unión de dos canciones que al final Bowie y Visconti decidieron unir, para crear esta introducción a la obra. Según Donny McCaslin, saxofonista del disco, Bowie le comentó que se refería al grupo armado ISIS. La canción habla de falsos profetas y fanatismo, por lo que esta teoría podría ser cierta.

2. Tis A Pity She Was A Whore , esta canción apareció como lado B del sencillo Sue (Or in a season of crime) . El título lo tomó del libro de John Ford, en el que habla del enamoramiento que tenía hacía su hermana. Bowie dijo que en esta canción se inspiró en la Segunda Guerra Mundial y toda la destrucción que ésta dejó.

3. Lazarus , la canción en la que se basa la obra. Ésta es la continuación de la cinta The Man Who Felt To Earth. El tema no menciona a Lázaro en ningún momento, pero se refiere a la resurrección de Thomas Jerome Newton, protagonista de ésta. Ya viéndome muy intenso, también podría hablar del regreso a la música de David, cuando ya todos pensábamos que no volveríamos a escuchar de él.

4. Sue (Or in a season of crime) es una canción que aparece en el disco de éxitos Nothing Has Changed, pero la versión de Blackstar suena un poco a Outside o a Earthling. El juego de palabras con demanda (sue) y con el nombre (Sue) diminutivo de Susan, me parecen brillantes.

5. Girl Loves Me es un tema sensual, en el que se siente la influencia de Kendrick Lamar, pues maneja una métrica parecida al hip hop. Habla de una persona apodada como Cheena. Según el Urban Dictionary, Cheena es una persona asiática; pero en la letra hace referencia a los homies, por lo que creo que podría referirse una mujer de cabello rizado.

6. Dollar Days es una canción que habla de dos personajes, un hombre que va a contratar a una prostituta de la calle, pero es rechazado. Cuando la historia llega a ellas, hablan aún sobre sus aspiraciones de convertirse en modelos de revistas.

7. I Can’t Give Everything Away es una muy bella canción que cierra el disco. La música tiene puntos esperanzadores. Parece que en esta canción está hablando de él, pero como se sabe, no todas sus canciones son personales. Pero si concretamos la teoría, habla de su poca disposición a dar todo y quedar desnudo. Como le gusta decir cosas y sentir menos, decir que no, cuando la respuesta es sí.

El hecho de que esta canción cierre el disco me hace pensar, como siempre, que podría ser el final. ¿Estaremos escuchando el último disco de David Bowie?

Él es un enigma y eso como artista siempre lo hace único, David Bowie es como el aire: lo sientes, sabes que está ahí, pero nunca lo acabas de conocer.