Aguinaldo, vacaciones y prima vacacional; prima dominical y de antigüedad; prestaciones por despido injustificado, prestaciones derivadas de renuncia, licencia de maternidad, periodo de lactancia y licencia de paternidad son algunas de las demandas que trabajadores de distintos museos (agrupados como Capítulo 3000) entregaron a los representantes del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) este martes 27 de marzo, tras manifestaciones y peticiones en redes sociales.

“Los derechos laborales exigidos y el reconocimiento al trabajo realizado implican, por lo tanto, el fin de los Capítulos 3000 como fachada para evadir las responsabilidades básicas del INBA y la Secretaria de Cultura (S.C.) para con los profesionistas de y sus centros de trabajo”.

El documento es dirigido a María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura y Lidia Camacho, directora general del INBA.

Los trabajadores solicitan que se cubran los adeudos de honorarios de todos los trabajadores de Capítulo 3000 que laboran en el Museo del Palacio de Bellas Artes y que corresponden a los meses de enero y febrero de 2018 y señalan que:

“El comunicado reciente del INBA que sostenía que había pagado ya el 79% de los adeudos es una mentira que confirma el poco respeto que el instituto le tiene a sus profesionistas”.

Además, piden que se elabore un cronograma de pagos correspondientes a los meses de marzo a diciembre del 2018 y que se garantice, tal y como lo enuncia el contrato, que los mismos sean realizados dentro de los cinco primeros días del mes siguiente, iniciando con el pago correspondiente al mes de marzo.

Que se revisen los salarios de todos los profesionales de museos, con el fin de aumentar los sueldos de acuerdo con la experiencia profesional y la formación de cada uno de ellos y en correspondencia con los salarios percibidos por todos los trabajadores del sector público. Aumento anual en el salario neto, proporcional al salario mínimo.

Los trabajadores exigen que se generen las plazas correspondientes al personal dedicado a labores esenciales para el buen funcionamiento de los centros de trabajo dependientes del INBA y de la Secretaría de Cultura, con el fin de que los profesionista de museos sean considerados trabajadores y, por lo tanto, obtengan las prestaciones que por ley les corresponden.

Piden también su afiliación a un sistema de salud, cobertura de riesgos laborales y pensión. Seguro de Gastos Médicos Mayores para el personal durante proyectos en los cuales vulnere su vida, como accidentes, enfermedades o cualquier situación que comprometa su salud, y un fondo anual con aportación del 50% INBA y 50% trabajador.

“Buscamos que se reconozca nuestra labor como parte sustantiva del buen desarrollo de las actividades de museos y dependencias culturales; que las autoridades asuman el carácter de esencial que conlleva el compromiso diario de los ahora denominados ‘prestadores de servicio’.

“Exigimos, asimismo, que los participantes en los actos realizados por los ‘trabajadores’ de Capítulo 3000 no sean objeto de hostigamiento, amenazas o represalias, derivadas de sus exigencias, las que consideramos esenciales para la dignificación humana y laboral, tanto de ellos como de los ciudadanos en general.

“Todos los despidos o amedrentamientos ocurridos después del jueves 22 de marzo del presente serán considerados represalias a las protestas realizadas. De ocurrir, los ‘trabajadores’ (que no lo son porque se les considera ‘prestadores de servicio’) tomarán las medidas correspondientes para defender a sus compañeros”.

En el l documento también se lee que “Se nos ha pedido diálogo para la solución del conflicto, el presente documento es el inicio de este diálogo al que los ‘trabajadores’ profesionistas están abiertos. La respuesta puntual a las razones aquí expuestas, así como el inicio de los procesos administrativos correspondientes a estas exigencias (que consideramos básicas y elementales, como lo señala la Ley Federal misma) deberán ser la respuesta que muestre, de parte tanto del INBA como de la Secretaría de Cultura, la voluntad de solución acorde con ese diálogo”.

Los representantes del INBA y los trabajadores se volverán a reunir el miércoles 4 de abril para dar una respuesta oficial al documento que firman el Centro Nacional de Conservación Registro de Obra Patrimonio Artístico Mueble (CENCROPAM), Coordinación Nacional de Artes Visuales, Coordinación Nacional de Teatro, Laboratorio Arte Alameda, Museo de Arte Carrillo Gil, Museo de Arte Moderno, Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Museo Mural Diego Rivera, Museo Nacional de Arte, Museo Nacional de la Estampa, Museo Nacional de San Carlos, Museo Tamayo y Sala de Arte Público Siqueiros.

“El comunicado reciente del INBA que sostenía que había pagado ya el 79 % de los adeudos es una mentira que confirma el poco respeto que instituto le tiene a sus profesionistas”.

 

vgutierrez@eleconomista.com.mx