Es excéntrica y futurista, pero al mismo tiempo, sobria y ancestral. La capital japonesa exhibe sus matices con el transcurrir de las horas entre sus calles.