Lejos del bullicio de la ciudad, Teresa Salgueiro y compañía rentaron -entre enero y junio del 2011- una casa donde grabaron el primer disco, para el cual ella ha compuesto todas las canciones; un disco hecho con mesura y reflexión en el cual ella ha encontrado su propio sonido: O Mistério, un disco que, a decir de su autora, mira al futuro sin perder de vista el pasado.

Salgueiro, integrante entre 1987 y 2007 del grupo portugués Madredeus, considerada la agrupación más famosa de la historia del país ibérico, estuvo de visita en nuestro país, promoviendo el lanzamiento de O Mistério, editado por Discos Corasón. En su décima visita a nuestro país, platicó sobre música, sus motivos y sobre México hablando un español casi perfecto, atenta y sonriente.

Este disco es una obra de largo aliento. Teresa se tomó su tiempo para sumar a la gente precisa para emprender este proyecto. Yo buscaba construir un sonido con el que me identificara, un sonido con el que nosotros pudiéramos sentir que somos nosotros mismos . Este disco es especial para Teresa porque es el primer que produce y en el primero que compone todas las canciones, pues, antes -ya fuera con Madredeus o en otras presentaciones-, se limitaba a interpretar, aunque tampoco tenía mucho espacio para escribir, ni siquiera lo buscaba.

Para la grabación de O Mistério los músicos rentaron una casa que forma parte del Convento de Arrábida, rodeados por la majestuosidad del mar y las montañas, un lugar perfecto para apreciar los sonidos y el silencio. Al convento llegaron con las bases musicales y Teresa, a partir de éstas, había pensando en temas para desarrollar la escritura. Sólo le faltaba el tema para una canción, aún no lo sentía, todavía no lo escuchaba desde dentro, hasta que el primer día de esta reclusión, en su recámara, más allá de la ventana, observó un olivo muy viejo, motivo sobre el cual escribió una de sus canciones favoritas de este disco, Señora del tiempo , quizá una de las piezas que desde el símbolo condensa de mejor manera el espíritu que Salgueiro ha intentado dar a todo el disco. Quizá una de las claves para revelar su misterio.

-¿Qué misterios descubriste ?al escribir estas canciones?

Cuando hablo de misterios, hablo de la condición humana, de pensar en el misterio que está soportando toda la realidad; hay tantas cosas que no conoceremos nunca. El misterio nos da una noción de lo frágil y pequeños que somos como seres humanos, pero también es el espejo de nuestra capacidad creativa, lo que nos hace más fuertes .

Para mí, las cosas más sencillas están soportadas por un misterio y ésas son las que nos mantienen y que debemos preservar: el amor, el respeto, el cuidado. El disco habla de esperanza y de estar alertas. A pesar de que el humano es tan imperfecto y el mundo humano tan injusto, hemos podido evolucionar. Y estamos en un momento que es una gran oportunidad de cambio debido a los grandes avances en la comunicación. Por eso creo que éste es un momento de gran responsabilidad sobre cómo vamos a seguir .

-¿Qué queda de Madredeus en ti?

Madredeus está en mi sangre, pero el apellido no me gusta tanto, aunque es inevitable. Madredeus siempre hizo algo totalmente novedoso, música lusitana pero mezclada con muchos estilos de música portuguesa. Lo más importante que Madredeus ha hecho en Portugal es haber mostrado que, si uno es disciplinado, puede concretar sus sueños .

Protagonizaste la película de Win Wenders Historia de Lisboa, una peli afincada en los sonidos. México es también un país muy sonoro.

-¿Qué sonidos te gustan de México?

Me gusta mucho la forma en que se habla el español en México, es muy dulce.

La ciudad de México es una metrópolis, pero en las afueras se encuentra una vida muy tranquila. Eso me hace pensar en los sonidos de las artesanías, los sonidos que se hacen al elaborarlas, con tranquilidad y tiempo. También aquí me acuerdo tanto de los sonidos de los aplausos. Me gusta mucho la música que se hace aquí; admiro mucho a Chavela Vargas; el amor que hay en México por la música me atrae muchísimo .

[email protected]