Esta ciudad prehispánica, donde dicen que los hombres se convierten en dioses, resguarda entre sus estructuras de piedra algunos secretos que van más allá de la monumentalidad de sus pirámides.