En este 2012, cargado de fascinación por el fin del mundo, habría que pensar el futuro pero más allá de lo inmediato. Eso es lo que propone el artista indio Shuddhabrata Segupta, director del X Simposio Internacional de Teoría y Arte Contemporáneo (SITAC) que se realizará del 9 al 11 de febrero en el Teatro Julio Castillo, del Centro Cultural del Bosque, donde durante tres días artistas, arquitectos, teóricos, escritores y visionarios del arte contemporáneo expondrán sus ideas sobre el futuro a través conferencias, proyecciones y performances.

En una sesión especial, Shudda, como le dicen, compartió las ideas que laten en el fondo de esta iniciativa auspiciada por el Patronato Arte Contemporáneo y que en esta ocasión tiene como tema El futuro: de vuelta a la cuenta larga / The Future: The Long Count Begins Again.

Parte del problema con respecto al futuro es que nuestras visiones del mismo suelen ser muy restringidas, se quedan en lo inmediato. Nuestra visión no suele ir más allá de la próxima exposición o de la próxima bienal , comentó el cineasta, curador, historiador y artista visual.

Además, cada tiempo en la historia tiene su propio futuro, hay muchos siglos XX y muchos efectos. No hay un futuro, sino muchos futuros. De donde yo vengo mañana y ayer se definen con la misma palabra. No hay una única temporalidad , añadió.

EL ARTISTA DEBE VOLVER A LAS PREGUNTAS FILOSÓFICAS

A Shudda, artista que cuenta con un discurso plenamente elaborado sobre el funcionamiento del mundo y que ve al arte como un herramienta vital de empoderamiento, le parece que éste es un tiempo interesante porque es de cambios, de dudas y de mucha inestabilidad:

Es un tiempo interesante. Por eso creo que cuando quienes vivan en el futuro vayan al museo de Antropología a ver quiénes éramos, tal vez piensen que no éramos tan estúpidos , afirmó.

No hay un arte que no sea político, por definición, lo cual no quiere decir que estoy haciendo un juicio de valor sobre el arte. Para mí el criterio mínimo para considerar arte, para ubicar algo que guía esta actividad, es que no se agota en su utilidad.

El arte debe lograr entusiasmarnos, y no sólo los objetos o hechos artísticos en sí mismos, sino que nos sorprende al revelarnos cosas de nosotros mismos. Después de eso ya vienen los juicios de valor , comenta el artista.

La primera función del artista ya no es exponer las cosas ni dar voz porque la gente ha tomado su propia voz. Eso está rebasado. Creo, en cambio, que la función del artista es regresar a las preguntas filosóficas. Hay que pensar cada vez menos en esta espiral del instante, pues los artistas estamos muy atrapados en nosotros mismos , comentó.

El arte no es inocente. Iván Ilich fue uno de los más críticos de la ciencia moderna, él nos hizo ver que debemos sospechar más del arte y de la cultura , recordó el Director del SITAC.

SONÁMBULOS: EMBAJADORES DEL FUTURO, EN EL PRESENTE

Una de las actividades del SITAC que recomienda Shudda es la conversación que sostendrá con el filósofo Ashis Nandy, el sábado a las 1:30 de la tarde, porque, a juicio, es muy interesante la postura que tiene este filósofo frente al futuro, la cual ubica en tres posibilidades.

Estas visiones se ordenan de la siguiente manera: 1. Como sonámbulo: se mira el futuro como sueño o pesadilla pero sin entrar del todo en él; 2. Como un lenguaje, un vocabulario: se basa en la imaginación y lo fantástico, y 3. Como un método del pensamiento: la posibilidad de formar una visión ética sobre el mismo, ya que se propone que las visiones del futuro sean desinteresadas.

Si vemos estas tres posibilidades, reconocemos un guiño artístico. El arte es un vocabulario para expresar algo cuando la lengua no basta, y éste se expresa sin un interés en particular ni por una utilidad. Entonces, si somos artistas o personas que hacen activismo artístico somos embajadores del futuro en el presente y eso nos da cierta responsabilidad , dice Shuddhabrata Segupta.

Luego explicó un poco más esta idea sobre el habitar sonambulario, pues no quiere decir que los artistas sean personas especiales, desligadas del mundo, sino que tienen una cierta lucidez.

[email protected]