La noche de este sábado, la ópera prima Sin señas particulares, de la directora Fernanda Valadez, se levantó como la gran triunfadora en la 63 edición de la gala de los Premios Ariel, no sólo por ser anunciada como merecedora del galardón a Mejor Película, sino porque también se llevó los laureles por Dirección, Fotografía, Edición y Ópera Prima, entre otras categorías, hasta lograr nueve estatuillas de 16 nominaciones en una edición que por segundo año consecutivo se llevó a cabo desde la virtualidad.

De esta manera, la cinta de Valadez, un conmovedor relato sobre el aciago camino de aquellas personas que emigran a Estados Unidos y, a su vez, sobre la crisis de personas desaparecidas que se vive en nuestro país, se impuso a otras cintas que perfilaban fuerte para llevarse los máximos galardones, como El baile de los 41, de David Pablos, que finalmente se llevó cuatro premios, entre ellos el de Mejor Actor, para Alfonso Herrera; Selva trágica, de Yulene Olaizola, que se llevó los premios de Revelación Actoral y Mejor Sonido, y Los lobos, de Samuel Kishi Leopo, que también se llevó dos: Coactuación Femenina y Música Original.

Foto EE: Cortesía

En la categoría de Mejor Largometraje Documental la cinta ganadora fue Las tres muertes de Marisela Escobedo, del realizador Carlos Pérez Osorio, mientras que en la competencia como Mejor Película Iberoamericana resultó triunfador el largometraje chileno El agente topo, de la realizadora Maite Alberdi, que también fue nominada en la pasada edición de los Premios Oscar.

La gran ganadora de la noche, Fernanda Valadez, declaró más tarde en enlace que “estamos en un momento de coyuntura, donde perdimos fideicomisos el año pasado. Esta película fue resultado de uno de esos fideicomisos que desaparecieron. No es que defendamos partidos políticos sino que defendemos la fuerza de una comunidad, la lucha de una comunidad”.

Fernanda Valadez, directora de la película más galardonada de la noche, Sin Señas Particulares. Foto EE: Cortesía

Galardones dorados para dos trayectorias

En las entregas especiales los homenajeados recibieron sus estatuillas de manera presencial. La primera actriz Ofelia Medina recibió el Ariel de Oro en reconocimiento a su trayectoria histriónica. Recibió el premio de manos de Guadalupe Vázquez Luna, sobreviviente de la masacre de Acteal, ocurrida en 1997, quien agradeció su trabajo silencioso pero comprometido con las comunidades indígenas de nuestro país.

“Gracias por este placer. Agradezco a mi comunidad cinematográfica por este dorado apapacho que me anima a seguir transitando, ya sea en travelings, o dollys, o drones, como desde hace 55 años en que esta, que era una chamaca bailarina, huarachuda, rebelde, mal hablada y émula de Frida llegó aquí, a los Estudios Churubusco”, declaró la actriz y evocó el Movimiento Estudiantil del 68.

La primera actriz Ofelia Medina recibió el Ariel de Oro. Foto EE: Cortesía

“Soy parte de aquella juventud rebelde que en 1968 formó un movimiento mundial que transformó nuestras sociedades y nuestro cine. Así nació lo que llamamos el Nuevo Cine Mexicano. Así he ido, de Tlatelolco a Churubusco, de la Selva Lacandona al escenario, de la Montaña de Guerrero a la Alfombra Roja. Me quito las botas enlodadas y me pongo los stilettos. En 1968 el cine mexicano era prácticamente sin mujeres detrás de la cámara (…) es una gran satisfacción que hoy, en el año 2021, en todas las categorías del Ariel hay mujeres y en muchas de ellas son mayoría. Tuvimos que pasar una larga caminata. La visión femenina ha llegado a equilibrar y enriquecer nuestras pantallas. Hacía falta, es necesario”.

El productor y sonidista Fernando Cámara fue el segundo merecedor del Ariel de Oro. Antes de la recepción la AMACC destacó una fecunda trayectoria al lado de directores fundamentales de nuestra cinematografía, tales como Jaime Humberto Hermosillo, Arturo Ripstein, Jorge Fons y Guillermo del Toro. También se destacó su nominación al Oscar en 2007 por “Apocalypto” y su labor como formador de cineastas.

El productor y sonidista Fernando Cámara fue el segundo merecedor del Ariel de Oro. Foto EE: Cortesía

“Es un premio que refleja decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra carrera, decisiones pequeñas, personales. Hubo sacrificios, decisiones políticas difíciles, como cuando tuvimos que trabajar en la Asociación de Productores para pelear fondos públicos y apoyar a nuestra industria. Hoy se produce una gran cantidad de cine y de gran calidad. Toda esa colección de dudas y disyuntivas se refleja en esto (la estatuilla) que de verdad pesa mucho”.

  • Mejor película

Sin señas particulares, de Fernanda Valadez

  • Mejor dirección

Fernanda Valadez, Sin señas particulares

  • Mejor actriz

Mercedes Hernández, Sin señas particulares

  • Mejor actor

Alfonso Herrera, El baile de los 41

  • Coactuación femenina

Cici Lau – Los lobos

  • Coactuación masculina

David Illescas – Sin señas particulares

  • Mejor documental

Las tres muertes de Marisela Escobedo, de Carlos Pérez Osorio

  • Revelación actoral

Indira Andrewin, Selva trágica

  • Película iberoamericana

El agente Topo, Maite Alberdi

  • Mejor fotografía

Claudia Becerril Bulos, Sin señas particulares

  • Mejor ópera prima

Sin señas particulares, Fernanda Valadez

  • Mejor cortometraje animado

La casa de la memoria, de Sofía Rosales Arreola

  • Mejor cortometraje documental

Están en algún sitio, de Pablo Tamez Sierra

  • Mejor cortometraje de ficción (empate)

Asoleadas, de Nadia Ayala Tabachnik

Bisho, de Pablo Giles

  • Edición

Sin señas particulares

  • Efectos especiales

Nuevo orden

  • Efectos visuales

Sin señas particulares

  • Mejor guion adaptado

Anton Goenechea, Perdida

  • Guion original

Fernanda Valadez y Astrid Rondero, Sin señas particulares

  • Mejor vestuario

Kika López, El baile de los 41

  • Mejor diseño de arte

Daniela Schnider, El baile de los 41

  • Mejor largometraje animado

Un disfraz para Nicolás, de Eduardo Rivero

  • Mejor maquillaje

Alfredo Mora, El baile de los 41

  • Música original

Kenji Kishi Leopo, Los lobos

Mejor sonido

Selva trágica

ricardo.quiroga@eleconomista.mx

kg