Israel Ramírez, antes de todo y nada, es un cronista. Describe cada una de las experiencias y juicios de los locales de una de las ciudades monstruo en el mundo, la Ciudad de México, que inspiró en su momento las composiciones de Rockdrigo González y las narraciones de Alex Lora, ahora, inspira a Isra, originario de Iztapalapa. El nuevo ícono del rock urbano.

La anécdota, el argot y el juego de referencias hacen de sus proyectos musicales —como solista o con una banda acompañándolo— un resultado sonoro e idiomático atractivo, sensorial y autorreferencial que encanta a cualquiera que lo escucha.

Con el coqueteo siempre de una actitud punk, hijo pródigo del pensamiento de Jack Kerouac y una pulsión de folk que le da un giro a sus composiciones, Belafonte Sensacional, el nombre artístico de Israel, termina este 2018 dejando a sus seguidores, amigos y allegados con la expectativa de su nuevo disco Soy piedra, una de las producciones más esperadas en el terreno de la música independiente.

En entrevista con El Economista, Israel nos contó que será hasta marzo del 2019 cuando podremos escuchar las 12 nuevas canciones que traen consigo una transformación estética y sonora que no se había escuchando en sus tres discos anteriores, pero que eso no las hace perder el foco: la Ciudad de México.

“Abordamos otros ángulos de la propia ciudad, tal vez su parte más introspectiva. Además en este disco queremos demostrarle a la gente que también podemos hacer otras cosas, entonces incluimos desde jazzitos psicodélicos, hasta grindcore, soul y dembow que ya hemos venido practicando en vivo”, nos platicó.

Desde hace cuatro meses que la agrupación de Belafonte Sensacional, con Julio Cárdenas, en la guitarra, Israel Pompa, en el bajo, Alejandro Guerrero, en la armónica; Emmanuel García, en la trompeta, Enrique Álvarez, en percusiones y voz, y Cristóbal Martínez, en la batería, comenzaron a intervenir la ciudad tocando en lugares inhóspitos, donde se los permitieran... y en donde no también.

Juntaron gente, tocaron en la Cineteca, en el barrio, en la casa de algún compa, en el café Trevi y vendieron discos, se hicieron de más seguidores y así lograron pagar los gastos de este nuevo disco que promete encantar y que tendrá un preestreno este próximo 13 de diciembre “como muestra de agradecimiento a todas esas personas que estuvieron acompañándonos”, dice Isra, que estrena un corte de pelo y porta unos lentes de pasta gruesa.

El reggaeton también es urbano

La nueva influencia de sonidos latinos demuestra y reafirma a Belafonte Sensacional como esa banda que camina de la mano de la ciudad, una de sus últimas y más importantes transformaciones.

“Metemos por ahí en algunas canciones no tal cual reggaeton, aunque sí jugamos con ese ritmo. Bueno, es tratar de quitar esas etiquetas, y más bien desarrollar todas nuestras ambiciones musicales y literarias”, habría dicho el cantautor.

Belafonte Sensacional comenzó su carrera de músico en el año 2010, desde entonces su carrera no ha cedido con la metamorfosis del ritmo; comunicador de formación y locutor de formación, Israel dejó la radio para entregarse a los escenarios, cumplió su sueño de hacer canciones y en ellas miles de chilangos encuentran sus frustraciones y esperanzas.