Como un reto a las autoridades se puede definir el estreno de Imagen TV de su narcoserie Perseguidos (antes El capo); sumado a la transmisión en Gala TV de Escobar, sobre la vida del famoso capo colombiano; Rosario Tijeras por TV Azteca y el cambio de horario en Canal 5 de La Reina del Sur que hasta el viernes se transmitía a la medianoche.

Hoy, salvo que existan cambios de última hora, Imagen TV, Televisa y Azteca transmitirán una narcobarra a las 9 de la noche con cuatro series que tienen temas de crimen, corrupción y narcotráfico.

A las televisoras poco les importó el exhorto del senador Zoé Robledo y la diputada Lía Limón, presidentes de las comisiones de Radio, Televisión y Cinematografía del Congreso de la Unión, quienes aseguraron mediante una carta que las llamadas narcoseries transmitidas a través de las frecuencias del espectro radioeléctrico concesionadas por el Estado mexicano son una franca violación a lo dispuesto por la ley .

Ya nos volvieron a cambiar de horario a partir del lunes; El Coque va! a partir de las 7:30 , anunció el conductor Jorge Muñiz, pues Escobar ocupará la transmisión a las 9 de la noche.

Este tipo de series tienen elementos de crimen, violencia y drogas que, según la ley, tendrían que transmitirse a la medianoche y no a las 9 de la noche.

A pesar de que hace una semana Robledo y Lía Limón hicieron mucho ruido con su propuesta, la realidad es que las televisoras decidieron enfrentarlos con la transmisión y se enfrentarán por el rating.

Será en los próximos días que dichas comisiones de radio y televisión de ambas cámaras convocarán a los funcionarios de la Secretaria de Gobernación y el Instituto Federal de Telecomunicaciones para que expliquen ante el Congreso de la Unión el uso que concesionarios privados dan a las frecuencias del espectro radioeléctrico.

A pesar de que se habló de censura a las narcoseries, los responsables de la carta aseguraron que su objetivo no era prohibirlas, sino que se defina el horario ideal y la clasificación adecuada. Algo que, por lo visto, a las televisoras no parece importarles.

[email protected]