Un prototipo del cohete Starship, de la sociedad SpaceX, cuyos dos aparatos precedentes estallaron tras tocar tierra, aterrizó el miércoles en Texas, pero poco después explotó.

"Un magnífico aterrizaje", comentó SpaceX en el video que transmitió en vivo el vuelo de prueba. Sin embargo al pie de la nave se veían llamas que fueron extinguidas por los equipos en el lugar y pocos minutos después el aparato explotó y se hizo añicos.