Ya sean comedias, novelas de amor, realities, concursos de baile o musicales, las audiencias buscan temas ligeros y alegres para sentirse bien.

En parte, esto obedece a que, a lo largo de la historia, las grandes franquicias televisivas que han destacado por su rentabilidad son precisamente aquellas que pueden llegar a varias audiencias demográficas. El contenido simple, humorístico y blanco tiene la virtud de poder entrar a todos los hogares sin importar edad, nivel socio económico, raza, condición social ni sexo.

Aunado a esto está el factor de compatibilidad que este tipo de contenido tiene con marcas o servicios que pueden asociarse con el programa.

Un ejemplo de esto es Seinfeld. Según varios medios especializados y asociaciones de la industria del espectáculo como TV Guide, Entertainment Weekly, Writers Guild of America y Nielsen Ratings, este show ha sido clasificado como uno de los mejores programas de la historia de la televisión. El programa que estuvo al aire entre 1989 y 1998 en la cadena NBC; hoy, a casi 18 años de su desaparición, sigue generando enormes rentas para sus propietarios, entre ellos Jerry Seinfeld y Time Warner.

Otro ejemplo es American Idol, un reality de concursos de canto que está al aire desde el 2002 y que ha logrado el primer lugar de rating en Estados Unidos en varios de sus episodios. Similares casos a éste es Dancing With the Stars, el show más exitoso en la historia de ABC, que recibe en Estados Unidos casi 3 millones de dólares de ingresos por publicidad cada show de 30 minutos.

En el Reino Unido, X Factor ha mostrado ser una exitosísima franquicia que ha logrado hasta 55% del share de audiencia de TV abierta allá y ha logrado acuerdos para realizarse en otros países. El caso de X Factor es también interesante, ya que sus ratings han desplazado del primer lugar a su rival Strictly Come Dancing de la poderosísima BBC.

En México y otros países de habla hispana, esto también es bien sabido por los productores más importantes de contenido; Televisa ha destacado creando formatos que se han vendido con gran éxito en varios países, ejemplo de esto son:

Pequeños Gigantes, un show que reúne a niños talentosos en canto, baile y comedia. El programa se ha vendido a Polonia, Portugal, Ucrania, España, Vietnam, Costa Rica, Chile, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. En junio del 2011 llevo a Univisión a posicionarse por encima de Fox y ABC, con más de 3 millones de espectadores. Actualmente, es el formato en español más visto de la historia en su género. En el 2015, este espectáculo se colocó como líder absoluto de audiencia en Polonia; en España se ubico como el líder del prime time de entretenimiento. En el 2016 se producirá en Italia y Hungría.

Me pongo de pie, versión mexicana del formato Stand Up For Your Country, se estrenó en México en abril del 2015, ubicándose en los niveles más altos de audiencia al triplicar la media de audiencia de su principal competidor. Este formato es de Televisa y la firma española La Competencia. El éxito de Stand Up For Your Country ha permitido su venta en más de 20 países de Europa, América y Asia.

Bailando por un sueño, creado en el 2005, es un exitoso programa producido ya en 20 países.

Adicionales a estos éxitos, Televisa presentó cuatro nuevos formatos en NATPE 2015, la feria más grande de contenido del mundo, The wacky old games, The Ticket, Mini Me, también en sociedad con La Competencia y My online Friends.

Si bien las series de narcos, las noticias y los grandes eventos deportivos siguen siendo exitosos, todo indica que en el 2016 divertir a las audiencias seguirá dando grandes frutos.