La Red de Científicos Españoles en México A C (Recemx) conjunta tanto a científicos españoles que realizan investigación en México como a científicos mexicanos que tienen vínculos académicos con España. Durante su presentación oficial, realizada en el Centro Cultural de España en México (CCEMx), el embajador de ese país, Luis Fernández-Cid, expresó que el proyecto para formar la Recemx inició en marzo del 2015, cuando se constituyó como asociación civil y actualmente está integrada por 68 socios.

Quisimos seguir la experiencia de asociaciones de científicos españoles que ya funcionan en otros países, como en Alemania, Italia, Francia y Estados Unidos , explicó el diplomático, por lo que es la primera asociación de su tipo en América Latina.

Entre las actividades que realizará la red está apoyar a los investigadores españoles recién llegados, así como a los que quieran venir a México, fomentar la colaboración entre los científicos de esta asociación, organizar cursos, seminarios y otros eventos relacionados con el quehacer científico.

La presidenta de la Recemx, Sara Barrasa García, del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental de la UNAM, con sede en Morelia, Michoacán, indicó que los científicos españoles que la integran tienen en común la certeza de que la ciencia es el motor para el desarrollo. (México) nos ha abierto sus puertas tal como sucedió con la llegada del exilio español. Hemos tenido la oportunidad de formarnos y a pesar de que la inversión en ciencia y tecnología está por debajo de lo que se requiere, debemos reconocer que se tienen estímulos para los investigadores y apoyos destinados a proyectos de investigación , destacó la científica.

Por su parte, Julia Tagüeña Parga, directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), enfatizó que la formación de la Recemx no es un asunto meramente relacionado con la migración, pues la llegada de los exiliados españoles a México marcó un hito en la ciencia de nuestro país, sino con la movilidad que tienen los científicos y, de forma más concreta, con el talento que busca lugares en dónde desarrollar sus habilidades, lo cual trae consigo el intercambio de ideas que lleva a que la ciencia sea de alto nivel. (Con información de la AMC)