Sin duda una de las frases más sonadas y adecuadas que se dijeron en el foro Focus 2011, que tiene el subtítulo de El libro del mañana. El futuro del mundo lector fue la que dijo el ponente Tsujita Haruko:

Es más fácil inventar el futuro que predecirlo .

Así, en la reunión de expertos de 40 países reunidos en la Villa Reale di Monza en Lombardía, Italia, por convocatoria de la UNESCO, podría decirse que hubo tanto quienes trataron de predecir el futuro del libro como quienes lo están inventando, tanto quienes lo ven con optimismo como quienes solo auguran desventuras. Y a veces no es fácil saber qué posición tiene cada quien.

Pero, más que frases, hubo otros señalamientos que deberán quedar en la memoria si queremos realmente ser optimistas.

Una revolución tan importante como la copernicana

Por un lado, Riccardo Cavallero del italiano Gruppo Mondadori, asegura que la revolución digital en la industria editorial puede ser comparada con lo que representó la revolución copernicana para el conocimiento científico , nada menos.

El argumento de Cavallero es que todas las reglas que han quedado escritas en piedra desde Gutenberg y su imprenta podrán ser revisadas y discutidas .

Y es que ahora, señala Cavallero, de verdad serán los lectores los que determinan qué leer, dónde leer y a qué precio .

Hasta ahora hemos vivido en una especie de isla de la felicidad, haciendo millones (recordemos que trabaja en Mondadori) con libros pero sin enfrentar realmente lo que el mercado nos pide. Ahora, por primera vez, estamos obligados a entender lo que los lectores realmente quieren .

Pero para Cavallero la mayor parte de los editores no tienen la agilidad mental para cambiar y reconsiderar las bases de sus negocios. Y menos en el futuro, cuando tendrán que reaccionar con más velocidad.

La forma en que los libros se van a concebir, escribir, publicar y vender va a ser diferente , dijo. Necesitaremos encontrar el valor para renunciar a viejos privilegios del mercado y a reinventar por completo lo que hacemos. Como todos los cambios será doloroso y difícil y quizá no todos sobrevivan .

Pero el retos también pueden ser emocionantes, así que Cavallero concluyó diciendo que la ola de la digitalización está aquí: Así que tomen su tabla de surf y vamos a divertirnos .

No tan deprisa: Nubia Macias

En las sesiones de hoy se presentaron dos mexicanos, el escritor Homero Aridjis y la directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Nubia Macías.

Aridjis tuvo su dosis de optimismo, porque aumenta la accesibilidad a los clásicos, como Proust, Kafka, Bradbury y Cervantes, y por lo tanto –espera- lo hará su lectura.

Pero también señaló: Leer o no leer es la pregunta cuando el 25% de la población mundial no lee .

Nubia Macias fue menos optimista y señaló la necesidad de evitar que "unas pocas empresas desarrollen los procesos de comercialización de libros y se apropien del mercado", como ya sucedió, dijo, en el mundo de la música.

Y también tuvo cifras poco halagadoras.

Como que apenas el 7% de la venta de libros en Latinoamérica es digital y tiene un crecimiento muy lento comparado con el que se registra, por ejemplo, en Estados Unidos, donde solo el año pasado hubo un incremento de 115% en la venta de libros digitales y el mercado pasó de los 32.4 a los 69.9 millones de dólares.

Macias asegura que el libro tradicional seguirá siendo el soporte de lectura más usado en América Latina .

Los tuiteros que siguieron la conferencia en general hicieron eco de lo dicho por Macias salvo cuando abogó por mantener todos los actores de la cadena de valor en el mundo digital.

Curiosidades

El periodista español Juan Cruz, se dijo muy sorprendido por la gran cantidad de papeles que tenían enfrente sus compañeros de panel.

En el auditorio se levantaron muy pocas manos para contestar la pregunta ¿Cuántos de ustedes leen libros digitales? .