Hace algunos años, creo que fue en el Museo de San Carlos, fui a una exposición fabulosa. Era de moda: la moda durante los últimos tres siglos. Había sombreros loquísimos, extraños peinados nuevos y, sobre todo, ropajes femeninos que no mostraban la piel.

Durante esos siglos los hombres han decidido qué ropa y cómo han de vestirse las mujeres. Y las mujeres han obedecido.

La liberación comenzó en el siglo XX con las flappers de los Locos 20 que se atrevieron a usar vestidos sin mangas y cabello corto.

Pero regresemos al siglo XIX. Que la ropa fuera opresiva no le quita cierto encanto. Eran vestidos muy bonitos, todo encaje y holanes, con trajes para andar por la calle, para cenar, para andar a caballo, para bailes formales. Uff, pensar que hoy uno puede hacer todo eso casi con unos jeans y playera.

En la foto que hoy nos entrega el Archivo Gustavo Casasola podemos ver a un grupo de personas-muy-importantes (los VIP del XIX) posando para la foto del recuerdo en una fiesta de disfraces en honor del general Porfirio Díaz. ¡Súbela al feis, Porfis! .

En la foto se puede apreciar una verdadera pasarela del fie de siecle, o sea el cambio de época entre el XIX y XX. Ah, qué tiempos, señor don Simón.

[email protected]