Francia espera un estado de "desastre natural", anunció el presidente Francois hollande, debido a las intensas inundaciones y se espera que el río Sena siga creciendoante la espera de lluvias intensas. En tres días llovió lo equivalente a un mes y medio; el castillo de Chambord no se ha salvado de encontrarse rodeado por el agua. París ha encontrado sus vialidades cerradas y los pies de la estatua del "Zouave", que ha servido de referencia para calcular el aumento de agua en el río, se encuentran bajo el agua.