En la conmemoración del día de muertos en México, la gente acude a los panteones a recordar a sus seres queridos con altares adornados de flores de cempasúchil, comida, bebida, música y veladoras en las tumbas, donde estarán toda la noche esperando la llegada de sus muertos. La celebración, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco, maravilla a los turistas cada año, y hace que los mexicanos se enorgullezcan de una tradición tan emblemática del país.