La trigésima cuarta edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara) es un puerto seguro y tendrá lugar en el marco de las fechas anunciadas con anticipación, del 28 de noviembre al 6 de diciembre de 2020. Así lo garantizaron Marisol Schulz Manat y Raúl Padilla López, directora y presidente del máximo encuentro editorial en Iberoamérica, durante la rueda de prensa efectuada la tarde de este martes 9 de junio, a propósito de la obtención del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2020, compartido con el Hay Festival y anunciado más temprano, desde España, por el jurado del rubro presidido por el filólogo Víctor García de la Concha.

Ahí mismo anunciaron que, ante las circunstancias de incertidumbre por la emergencia de salud por la propagación de Covid-19, el equipo del encuentro literario considera continuar con una amplia cantidad de invitados, pero baraja la posibilidad de efectuarse en dos y hasta tres sedes distintas en la capital jalisciense y con un carácter híbrido, es decir que algunas de sus actividades emigrarán a las plataformas digitales. Adelantaron poco sobre el encuentro dado que aún es prematuro y no hay escenario definitivo sobre las condiciones de salud al final del año y, con ello, el control de asistencia y los protocolos de higiene.

“Esta nueva normalidad nos impulsa a tener una mayor imaginación, a pensar en espacios distintos. La feria va a tener lugar, sabemos que sí va a ocurrir. El cómo es lo que estamos trabajando, depende de muchas circunstancias que no tenemos ciertas. Es prematuro decirlo”, explicó.

Por su parte, Padilla López declaró que “quizás en unos días o semanas el epicentro de la pandemia mundial será América Latina y nos estamos preparando para ello. Es un momento realmente difícil en el que se han suspendido la mayoría de las ferias del libro y de literatura que se organizan en el mundo. Creo que vamos a ser una de las primeras con la satisfacción de no tener que cancelar, aunque estamos preparados para no contar con todas las condiciones que quisiéramos (…) Tengan certeza que tendremos una gran feria del libro, con muchas editoriales, muchos autores y estoy cierto que mucho público, quizás distribuido en varios ámbitos para mantener nuestra programación”.

Marisol Schulz confirmó que el libro electrónico no será la apuesta de la edición, puesto que ahora más que antes la industria editorial requiere del impulso de la feria. “Obviamente el e-book es parte de un formato que coexiste con el impreso, pero no le daremos un mayor peso este año sino que daremos muchas más facilidades para que haya libros físicos como los conocemos”.

En los 40 años de existencia del Premio Princesa de Asturias, esta es la quinta ocasión en la que una persona o institución mexicana recibe la distinción en el rubro de Comunicación y Humanidades. En 1989 le fue otorgado al Fondo de Cultura Económica; en 1993, a la revista “Vuelta”, fundada por Octavio Paz; en 2009 le fue conferido a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en 2018, a la periodista Alma Guillermoprieto.

[email protected]

kg