Nelly Toche / el economista

Yo pensaba que estaba bien y resulta que no, lo único extraño eran mis párpados y pies un poco inflamados, aunque no tenía síntomas que yo asociara con mis riñones, lo único que no hacía era tomar suficiente agua, iba poco al baño, pero, fuera de eso, según yo, comía bien y hacía algo de ejercicio , dijo Roberto Guirant Romero, paciente en primeras etapas de disfunción renal.

El origen de la detección de mi enfermedad fue la atención preventiva en el Seguro Social, me hicieron estudios de sangre, orina y ahí la doctora me detectó y me envió con el nefrólogo, quien me diagnosticó en etapa 3 aguda.

La Fundación Mexicana del Riñón y el Seguro, al saber de mi padecimiento del riñón, se convirtieron en la base para que no avanzara , me relata el señor Roberto antes de una plática informativa para pacientes.

La solución para que hoy esté controlado está basada en mi alimentación y el ejercicio .

La semana pasada se celebró el Día Mundial del Riñón y se eligió como tema central la asociación entre la enfermedad renal y la obesidad y la estrecha relación que existe entre ambas afecciones, destacando el papel fundamental que cumplen los hábitos saludables que promueven la prevención.

La obesidad y sobrepeso son consideradas la antesala de la enfermedad renal. A través de la Fundación Mexicana del Riñón (FMR) se sabe que el riesgo de padecer enfermedad renal crónica aumenta hasta 25% en los pacientes que presentan esta condición.

Miles de personas podrían evitar la etapa avanzada o terminal, en la cual es necesario sustituir la función del riñón a través de las diálisis e incluso el trasplante de órgano.

En México, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016, 4.1 millones de escolares conviven con la obesidad y el sobrepeso; además, el aumento de la prevalencia de estos padecimientos es de 72.9%; en cuanto a la diabetes, de 9.4%, y en la hipertensión, de 25.5%, las cuales son enfermedades crónico degenerativas que provocan el deterioro del estado metabólico y la enfermedad renal.

La causa más importante de la enfermedad renal es la diabetes, ésta y la hipertensión explican más de 50% de los casos, y la obesidad es factor fundamental para el desarrollo de estas anteriores, es aquí donde se da la primera relación importante entre obesidad y enfermedad renal, además por sí sola la obesidad en 25 a 30% aumenta el riesgo en los riñones , explicó Manuel Ardavin, director de Nefros Diálisis.

Este problema es muy importante en el mundo, se calcula que alrededor de 10% de toda la población tiene algún grado de enfermedad renal y un grado de muerte prematura muy elevado .

Aunque no hay una cifra oficial, se calcula que en nuestro país existen alrededor de 160,000 pacientes renales que necesitan tratamiento sustitutivo y 75,000 de ellos siguen sin estar atendidos adecuadamente. La verdad es que hoy la persona que no tiene Seguro Social, que no está afiliado al ISSSTE o a Pemex, no tiene todo el recurso necesario para poder atenderse ni en consulta, tratamiento, medicamento y mucho menos acceso a una buena diálisis o trasplantes , expresó Leopoldo Garvey Ramírez, director de FMR.

Agregó que el costo de atender la enfermedad renal de un paciente que recibe diálisis en el sector público se calcula en 159,000 pesos anuales y en el sector privado puede alcanzar 168,000 pesos anuales; este estimado no incluye medicamentos, cuyo costo va de 60,000 a 120,000 pesos al año .

Sobre esto, Ardavin aseguró que hoy tenemos un hueco muy grande, requerimos de participación y educación, para ello tenemos dos grandes tareas. Una, darles tratamiento justo y digno a todas las personas, pues hasta ahora no existe tratamiento universal en México para esta enfermedad; y, por otro lado, diagnósticos oportunos y la prevención de la progresión de los otros millones de pacientes .

De 6 a 7 millones de paciente que tienen enfermedad renal en nuestro país, alrededor de 2 o 3% son los que están en estado final y más de 90%, en estados intermedios o tempranos. Sobre esto el especialista aseguró que se puede prevenir su progresión y en todo caso retrasar o evitar la llegada.

Arath de la Torre, vocero de esta campaña, invitó al tema de la prevención, pues aseguró que en casi todas las familias mexicanas tenemos casos de obesidad, diabetes e hipertensión, factores fundamentales para la enfermedad renal; hoy se cuenta con apoyo como el de la FMR, la cual brinda soporte a todo tipo de pacientes.

nelly.toche@eleconomista.mx