¡Paco es inocente!, decía Carlos Monsiváis que gritó hasta el final de sus días Esperanza Iris (1884-1962), vuelta loca por la tragedia que rodeó sus últimos años, convertida en la víctima principal del atentado a un avión en el que ella nunca estuvo;  invirtiendo sus haberes en la penosa defensa jurídica de su exmarido Francisco Sierra, que fue vinculado a la explosión de una bomba en el interior de la aeronave de Mexicana de Aviación que realizaba el vuelo 575 México-Tapachula aquel 24 de septiembre de 1952, por lo que fue encarcelado en Lecumberri. Un acontecimiento que sacudió a la sociedad y llenó páginas en los diarios de la nación.

Hoy, la Reina de la opereta en México vuelve a ser noticia. Silvia Cherem publica bajo el sello de Aguilar una novela que revive los hechos que marcaron la historia criminal de la época: Esperanza Iris, traición a cielo abierto, es el título de esta nueva entrega de Cherem, que a 100 años de la apertura del ahora Teatro de la Ciudad de México que la diva se construyó para sí misma entre 1915 y  1918, la extrae del olvido al que fue confinada y resitúa su papel en la historia cultural de México.

“Dicen que gritaba por las calles, que su exmarido era inocente del atentado, pero lo más seguro es que ella saliera a gritar por las noches al palco número 7 de su propio teatro, que hoy es el Teatro de la Ciudad, ya que ese palco comunicaba a su casa, que construyó en la segunda planta del teatro y allí vivía”, precisa la autora.

“Ella era una mujer excepcional, que se atrevió a ser lo que muchas mujeres de su época no pudieron, fue artista y empresaria; en plena Revolución Mexicana ella viajó por el mundo dando conciertos y todo lo que ganó lo invirtió para construir el teatro que lleva su nombre”, sostiene.

El libro narra los últimos diez años en la vida de esta soprano tabasqueña que “lo tuvo todo a manos llenas” y revela sus tres grandes paradojas, asegura la periodista: fue una estrella rutilante frecuente en las páginas culturales de la prensa que terminó en la nota roja; el teatro que ella misma edificó para el impulso de la opereta y el bel canto terminó como teatro de burlesque "para ir a ver a la rorras del Iris, como decían en aquellos años" y en ring de lucha libre; una mujer de vanguardia para su tiempo, que tuvo una vida de éxito, de reconocimiento internacional como actriz, empresaria y cantante que terminó acorralada por la traición del hombre que amaba, su tercer marido Paco Sierra, y su imagen eclipsada y repudiada por la condena social.

“Me atrevo a decir que ella fue una artista a la altura de María Félix”, afirma segura Silvia Cherem, quien empleó cinco años en armar la investigación que ahora presenta. “Es una novela, pero cada párrafo está sustentado en documentos”. Los testimonios provienen del Archivo de la Suprema Corte, del Archivo General de Nación, de las notas periodísticas de la época, de entrevistas con los abogados del caso, de declaraciones familiares, y cientos de documentos a los que la autora tuvo acceso.

Esperanza Iris. Traición a cielo abierto se presentará este próximo domingo a las 12:30 de la tarde en el Gran Hotel de la Ciudad de México, un edificio contemporáneo y vecino del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, que fue el Centro Mercantil, donde la soprano compraba su ropa. Además de la autora,  participaran en la presentación Fernanda Familiar, Sandra Lorenzano, Francisco Zea, Rubén Ibarra y david García, con una intervención especial de la soprano Olivia Gorra, el tenor Rafael Alejandro del Ángel y el pianista James Demster.

-¿Esperanza Iris, murió en verdad convencida de la inocencia de Paco Sierra?, pregunto a Cherem.

- Ella al final se fue dando cuenta de muchas cosas. Pero mejor lee el libro, responde.

[email protected]