En México, dicha sea la verdad, toda diversidad sexual, idelógica y de estilo de vida sigue siendo contracultura . Aún cuando los tiempos cambian, en nuestro país siguen habiendo pocos espacios para ser distinto. El Museo Universitario del Chopo, como fenómeno comunitario, ha sido uno de esos rincones.

El Chopo regresa con tres exposiciones que son fieles a la historia del recinto. "Efecto Drácula, comunidades en transformación" por un lado le hace honor al Mercado del Chopo como espacio para la cultura del rock. "Afecto diverso", géneros en flujo recuerda que durante años, El Chopo fue uno de los pocos lugares en esta ciudad donde se podía ser abiertamente gay. "Defecto común, identidades en disolución" es un paseo fotográfico por el enigma de la identidad y de paso es un recorrido por la que el curador llama la generación transformadora del arte mexicano.

Efecto Drácula es la más divertida de la tres. Curada por Víctor Zamudio, obsesionado con los vampiros, en especial con la legendaria criatura de Bram Stoker.

La muestra usa la imagen del vampiro como alguien que toma vida de alguien más para compararla con la identidad de las llamadas tribus urbanas. Zamudio presenta así la idea: En la estética de los emos, los darketos, los metaleros, los skateboarders y cualquier otra cultura juvenil uno puede reconocer arte en camino de madurar. Han tomado de los que les preceden, pero van camino a lago que es difícil vislumbrar.

En Efecto Drácula destaca la participación del guatemalteco Darío Escobar, conocido por su trabajo con objetos comunes. Aquí presenta todo su trabajo con patinetas y el mundo skateboarder.

"Afecto diverso" revisa la construcción de la feminidad y la virilidad en contextos sociales diversos a través de tres guías temáticas. La muestra reflexiona en torno a lo fluidas que son esas dos identidades. Sin embargo, tanto lo masculino y lo femenino es percibido de una manera intuitiva en cada obra a la que el visitante se enfrenta. Recorrerla es un buen experimento para ver de una manera crítica nuestros propios esquemas de género.

Por último," Defecto común" se fundamenta en una hipótesis bien interesante: para su curador, José Antonio Rodríguez, en México por las circunstancias socio-políticas que se vivieron entonces, la década de los 90 fue el nacimiento de una nueva identidad nacional que apenas estamos asimilando. Para observar este cambio. Rodríguez ha revisado el trabajo de varios fotógrafos para tratar de trazar esta nueva identidad.

Lo que se encuentra son fotógrafos muy cómodos explorando nuevas tecnologías y medios (la animación, el arte sonoro, el videoarte y hasta el cine), temas recurrentes como la prosperidad y sus encarnaciones (lo fresa, lo condechi) y mucha ironía.

[email protected]

Museo Universitario del Chopo. Dr. Enrique González Martínez 10, Santa María la Ribera. De 10:00 de la mañana a 8 de la noche. Admisión: $15.